Haz valer tu receta

Antes de aceptar cambiar una medicina en tu receta conoce las diferencias que hay entre fármacos

AGENCIAS

Cuando el precio de un medicamento es alto, hay quienes deciden comprar  otro de ingredientes parecidos pero más baratos. Antes de modificar la prescripción médica, es necesario saber que no todos los fármacos actúan de la misma manera ni contienen las mismas sustancias activas en iguales cantidades, señalan especialistas. Fernando Ugarte, miembro de la Sociedad Mexicana de Urología, quien ha dirigido protocolos de investigación clínica para que la Cofepris apruebe medicamentos, y Juan Asbun, farmacólogo del IPN, explican las diferencias entre un fármaco similar, uno genérico y otro de patente.

También detallan otros conceptos que a menudo utilizan los médicos o los farmacéuticos, con tal de que conocer su significado permita tomar mejores decisiones.

Patente

Son medicamentos que han sido aprobados para su venta después de pasar por un proceso de verificación. Tienen el nombre del laboratorio que los fabrica, marca de agua y un nombre comercial en la caja.

Genérico

No pertenece a un laboratorio o marca en específico. Es más barato, pero de la misma calidad que los de patente, tiene la misma sustancia activa. No tienen el nombre del laboratorio que los fabrica, marca de agua ni un nombre

comercial en la caja. La Comisión Federal Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) autoriza su  distribución.

Bioequivalente

Son medicamentos de distintos laboratorios pero contienen la misma sustancia activa. Cuando dos fármacos son bioequivalentes, pueden intercambiarse entre sí. Se les llama genéricos intercambiables.

Similares

No tienen pruebas de bioequivalencia, sostiene Fernando Ugarte, por lo que no es seguro que contengan la misma cantidad de una sustancia activa necesaria para controlar un padecimiento adecuadamente. Ambos especialistas piden evitar comprar marcas “patito”.