Recibe Sarahí el último adiós

Fidel Urbano G./El Mundo de Córdoba

ALPATLÁHUAC.- Sarahí Hernández de 27 años de edad era una enfermera apasionada por su trabajo y conocida ampliamente en la región de Coscomatepec, tenía sueños por alcanzar pero “el sueño americano” le truncó su vida, luego de casi un mes de haber fallecido en la frontera hacia Estados Unidos, finalmente su familia pudo reencontrarse con ella este viernes por la noche y darle el último adiós.

Originaria de la comunidad de Tlamamala, perteneciente al municipio de Alpatláhuac, partió hace un mes hacia Estados Unidos en busca de una vida mejor, lamentablemente acaeció en su trayectoria, el 11 de agosto de este año se dio a conocer la triste noticia de que no había logrado cruzar hacia los Estados Unidos.

Un hecho que consternó a cientos de personas pues por su trabajo, sencillez, calidad humana y su sonrisa la habían caracterizado siempre y había formado grandes amigos en Alpatláhuac, Coscomatepec y la zona.

Además de ser enfermera profesional, trabajó en el Consejo Nacional de Fomento Educativo impartiendo clases de nivel preescolar en una comunidad rural asentada en Alpatlahuac, trabajó en diversos negocios y consultorios de Cosco y uno de sus sueños era poner una panadería.

Incluso participaba en acciones de mejoramiento al medio ambiente como la recolección de basura dentro del equipo de “Altas Montañas”, familiares y amigos así le reconocen como una joven luchadora por sus metas, que siempre concretaba sus proyectos pero buscaba también el bien por los demás, sin importar la hora y las condiciones siempre visitaba a las personas que se encontraban enfermas, se dedicaba a poner suero a domicilio, inyecciones e incluso estar pendiente de sus pacientes hasta que estos se encontraran recuperados.

Luego de un mes siete días de espera, finalmente este viernes alrededor de las 7 de la noche llegó el cuerpo en un carro féretro desde la Ciudad de México y traída desde la frontera con Estados Unidos, en la entrada a su comunidad le esperaban familiares y amigos para acompañarla a entrar por última vez a su casa.

La tristeza y el dolor se apoderaron de todos los que se encontraban ahí, por su parte su familia principalmente su madre agradecieron a todas las personas que desde que se enteraron de la noticia hasta su regreso estuvieron pendientes de la familia y les acompañaron en todo momento pues esto les dio valor y fuerzas para seguir pacientes en la espera de su regreso.