Lectura del Santo Evangelio según san Marcos 9,30-35:

Hands writing on old typewriter over wooden table background

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos atravesaban Galilea, pero él no quería que nadie lo supiera, porque iba enseñando a sus discípulos. Les decía: “El hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; le darán muerte, y tres días después de muerto, resucitará”. Pero ellos no entendían aquellas palabras y tenían miedo de pedir explicaciones.
Llegaron a Cafarnaúm, y una vez en casa, les preguntó: “¿De qué discutían por el camino?”. Pero ellos se quedaron callados, porque en el camino habían discutido sobre quién era el más importante. Entonces Jesús se sentó, llamo a los Doce y les dijo: “Si alguno quiere ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”.
Palabra del Señor.

Muchos no entienden el mensaje y estilo de vida que Jesús señala para sus discípulos. El camino de Jesús implica dar la vida, entrar en los sufrimientos del matrimonio, del cuidado de los hijos, de la escucha y atención a la esposa, de la fidelidad matrimonial, del trabajo árduo y cotidiano para llevar el alimento a la familia. Muchos quisieran que el camino de Jesús fuera de éxitos, comodidades, superficialidad. Ser cristiano implica seguir a Jesús hasta la Cruz.
Por ello los cristianos siempre ponemos cruces, porque nos hacen presente el camino de Jesús que se realiza en la vida de cada uno de nosotros. Un cristiano no huye de su cruz, sabe que es el camino para dar la vida.
Muchos cristianos han perdido de vista a Cristo, y buscan el éxito, el reconocimiento, el que me quieran egoístamente, ser yo el centro de la familia, de los compañeros, del universo. Jesús te indica lo contrario: “sé el último y el servidor de todos”.
Sé el último en casa, el que se pone a servir en la mesa, el que ayuda en la limpieza, el que cuida a los niños, el que se esfuerza por ellos, y no busca el reconocimiento, sino solo donarse por amor a Cristo. Es el misterio de vida de los cristianos, aman, se donan, dan su vida para que otros sean felices, en el lugar donde Dios los ha puesto.