Tradición de caucho y piel

Los huaraches son un calzado que es muy popular y cómodo, producto 100 por ciento hecho a mano y que forma parte de la vestimenta tradicional de algunas culturas, pero además se va modernizando

Carmen Lara

El Mundo de Orizaba

Paola López se dedica a la venta de huaraches de cuero y llanta, su familia tiene más de 50 años vendiendo estos productos en el Mercado Melchor Ocampo, ella relata que todo inicio a raíz de sus abuelitos.

Pues ellos fueron quienes iniciaron con este negocio que poco a poco fue creciendo y llenándose de más productos como sombreros, cinturones, canastas de palma, entre otros más.

Paola relata que los huaraches que ellos vende, se usan en el campo para trabajar, pues debido a la suela de llanta, son perfectos para andar por los caminos llenos de piedras o lodo, pues permiten que los trabajadores tengan mayor agarre y no resbalen.

En su local ellos cuentan con aproximadamente siete modelos de huaraches con suela de llanta, los cuales varían en precios, pues depende del tipo de llanta, si son de charol, piteados, acojinados, etc.

“La suela de llanta es para que los huaraches sean resistentes al campo y no se resbalen ni lastimen las personas, todo este es un material pesado, pero es la mejor opción para ellos”, comenta Paola López.

¿Y las ventas?
Paola, relata que durante el año pasado las ventas de los huaraches disminuyeron en un 50% como consecuencia de la pandemia, sin embargo, ahora las ventas han logrado despegar un poco con un 70%.

“El año pasado cerraron un tiempo el mercado y la gente no podía pasar, este año no nos queda de otra más que adaptarnos y seguir en movimiento porque la economía está mal y debemos tratar de salir adelante”, explica Paola.

Además de ello, comenta que, por la pandemia, muchos de sus clientes potenciales que venían de las comunidades a comprar sus huaraches fallecieron, por lo que también les afecto no solo como negocio, sino a nivel humano, pues a muchos de ellos ya los identificaban y conocían.

En cuanto a los precios, estos varían, pues los huaraches de cinta son $135 pesos, los de charol y pelo $135, los de tejido de pelo $165, los de piteado y baqueta $195 y los de correa $230 pesos.

Sin embargo, estos precios pueden llegar a variar, pues debido a que se encuentran en el mercado, conocen las necesidades de sus clientes y siempre tratan de llegar a un acuerdo económico en que ambas partes se vean beneficiadas sin tener pérdidas económicas.

Un par para el trabajo
Dentro de los modelos de huaraches que tienen, todos cumplen con un objetivo en particular, por ejemplo, los de correa son perfectos para ir a sembrar, porque la forma de la suela les permite tener mayor agarre.

Los huaraches acojinados son una versión moderna y más estética, pues estos se usan para estar en casa y descansar, debido a que el material con el que están forrados no es para trabajo rudo.

Actualmente cómo la gente se ha dedicado enfocado más a todo lo que es artesanal, este producto de los huaraches de cuero y llanta han vuelto a tener mucho auge y por eso es que salieron las nuevas versiones.

“Los turistas vienen a buscar esos huaraches para llevárselos como algo que van a usar, pero también dándole el valor de una artesanía, siempre es satisfactorio ver que ellos lo ven como algo lleno de tradición y cultura, aunque para muchos solo sean huaraches de cuero y llanta”, platica Paola López.

La elaboración
El proceso de elaboración de los huaraches de cuero y llanta es muy noble, pues para realizar un par se llevan aproximadamente 2 o 3 horas, dependiendo si son de llanta de carro o llanta de tractor.

El primer paso es cortar la suela, la plantilla de cuero, las tiras y de ahí se unen, pero para eso se necesita de un cosido, clavo y grapa, pues al ser materiales duros no se pueden pegar con pegamento o algún otro producto.

Una vez terminados les pone la hebilla y así es como se tienen un par de huaraches de cuero y llanta, cabe destacar que todo este proceso es artesanal, porque las piezas se producen una por una, siendo elaboradas por personas y no por una máquina.