Pasión ráfaga y tricolor

Loriette tiene 16 años, pero ya sabe lo que es defender los colores patrios con jugadas y habilidad, conoce a esta orizabeña que es una de las mejores en el basquetbol a nivel nacional

Mary Chuy Rodríguez

El Mundo de Orizaba

La orizabeña Loriette Maciel Arrieta, capitana de la Selección  Nacional U16, es una joven promesa del baloncesto mexicano, a pesar de su corta edad, ya defendió los colores del país y consiguió una histórica medalla de bronce, por primera vez en un Premundial.

Ver ondear la bandera, cantar el himno nacional y portar los colores del país, es algo indiscriptible, un sentimiento inmenso de orgullo así como una vivencia que no tiene explicación describe la jugadora.

Por una semana la orizabeña estuvo participando en el Premundial FIBA 2021 que se realizó en Guanajuato, donde además del tercer lugar obtuvo el pase para que el equipo vaya a la Copa del Mundo en Hungría 2022.

Loriette y sus compañeras dejaron en claro que las deportistas mexicanas cuentan con un gran nivel y pueden darle batalla a cualquier atleta del mundo al ganar 3 de 5 partidos.

Recién cumplió 16 años y a pesar de ser pequeña de edad, demostró ser una gigante en la duela estableciéndose en el cuadro ideal de la competencia, al lado de representantes de Estados Unidos, Canadá y Brasil, siendo ella la única de nuestro país.

De todos los eventos en los que ha estado el Premundial fue uno de los más importantes, logrando estar activa 167 minutos, acumulando 26 tiros de dos puntos, además de 2 tiros de tres puntos, siendo su principal fortaleza los tiros libres en los que hizo efectivos 17 para aportar al equipo 75 puntos en total.

Historia

Ella comenzó en el camino del baloncesto a la edad de 5 años, inspirada por su hermano mayor  quien veía jugar, más tarde se integró a su equipo aunque era de puros niños y apoyada en todo momento por sus padres Jesús junto con Marcela, quienes le heredaron el gusto por el deporte ráfaga, trabajó en ser la mejor.

Ellos (sus padres) junto con sus hermanos son su motor principal, son su fuente no sólo de inspiración, también de talento, pues en este último compromiso tuvo la oportunidad de vivirlo al lado de su mamá, quien formó parte del staff tricolor invitada por su gran experiencia, haciéndolo un evento aún más especial.

Su perseverancia y pasión han sido fundamentales para llevarla a estar presente en diversas competencias tanto de carácter Estatal, Nacional e Internacional, siendo un claro ejemplo del potencial que tienen las mujeres mexicanas.

“Para mí significa muchísimo ser una mujer mexicana, es un privilegio, un honor tener la oportunidad de representar a mi país”.

Guía celestial

Loriette, de religión Cristiana, principalmente agradece a Dios por la oportunidad que le ha dado al vivir cada una de las experiencias en el baloncesto, resaltando que sus padres le han mostrado el camino de la fe, donde toda gracia que llega a su vida, es por voluntad de él.

Sueño

Representar a México era uno de sus principales sueños ahora que ya lo consiguió continuará trabajando con esa misma tenacidad que siempre lo hace, para tener la oportunidad de llegar a otros niveles sobre todo en el ámbito profesional.