Danza, cultura y tradición

El Ballet Folklórico de Orizaba se ha caracterizado porque sus bailarines son muy entregados, al igual que el maestro Erasto Gómez Santa Rosa quien se compromete en cuerpo y alma en representar co el baile el orgullo de ser mexicano

Jessica Ignot

El Mundo de Orizaba

A México se lleva en la piel y en el corazón, pero también en su folklore, en su música, en sus colores y en su danza.

La danza folklórica es esa expresión cultural que México tiene para dar a conocer sus ritos, su cultura y sus tradiciones.

No solo son pasos de danza sincronizados con la música, es adoptar una forma de vida, tener una concepción del mundo y desarrollar el orgullo de ser mexicano todos los días.

Erasto Gómez Santa Rosa sabe bien eso, es el fundador y director general del Ballet Folklórico de Orizaba, fundado hace 35 años y que ha ido a giras internacionales a al menos 13 países, llevando el folklore y el sabor de México a través de la danza.

“Llevar el folklore de México a otros países es una forma de rescatar y conservar nuestras raíces. No imaginaba que fuera a trascender tanto el ballet para representar a nuestro país”, comentó.

Recordó que empezó en Orizaba a tomar clases de danza en lo que antes se conocía como La Casa De La Asegurada, desde la primera vez que pisó el salón se dio cuenta que la danza folklórica era su vida.

Empezó a conocer y a enamorarse de las raíces de México a través de la danza; tuvo la oportunidad de irse al ballet folklórico de la Universidad Veracruzana donde tuvo su primera experiencia de salir al extranjero.

Este fue el aliciente para volver a salir a otros países, representando a México y dando a conocer esa diversidad cultural que tiene a través de la danza y la música.

El ballet ha viajado a Portugal, Italia, Polonia, Alemania, Serbia, Bulgaria, Macedonia, Colombia, Estados Unidos y Chile por citar algunos.

La primera vez que viajó al extranjero, siendo bailarín del ballet folklórico de la Universidad Veracruzana, fue una de las experiencias más gratas que ha tenido. Su primera gira a España, en 1983, era la primera vez que se daba el grito de Independencia en aquel país, “fue algo muy emotivo porque nunca se había hecho, inclusive se colocó la primera piedra en donde se erigió un monumento a Latinoamérica; regresando de visita a España, hace como 8 años, casualmente en el carro que iba con una familia separan en un semáforo y cuál es mi sorpresa ver que al lado de nosotros estaba el monumento y la placa con la fecha y nuestra bandera de que habíamos llevado está celebración a España”, comentó.

Fue precisamente un 15 de septiembre que le tocó estar en España, llevando la danza de México; era la primera vez que salía del país y que se incorporaba a una gira, dónde le dieron un trato de artista, pero además iba como embajador cultural.

La mirada de México

Ver en la mirada de mexicanos que están en el extranjero ese amor y nostalgia por su país, sin duda, como embajador cultural, es cuando más se ve ese desbordamiento del patriotismo y el orgullo de ser mexicano. Precisamente en varias ocasiones le ha tocado participar en las celebraciones del Grito de Independencia en países como España, Alemania y Polonia.

Cuando llevan el folklore de México a otros países, los extranjeros realmente demuestran una admiración y un amor por la cultura Mexicana y sus raíces.

Recuerda que en una gira por Polonia qué duro cerca de 60 días, el Ballet Folklórico de Orizaba fue llevado a varias entrevistas a la televisora más importante de aquel país. Al preguntarle a los traductores el porqué los llevaban a muchas entrevistas y sí para los demás grupos de danza de otros países les hacían lo mismo, “me dicen no, aquí al país que se le invita a las entrevistas es a ustedes, a México. Los organizadores de los festivales aquí en Polonia, saben que cuando México llega a un festival, el festival va a ser un éxito, se tiene asegurado que el festival va a triunfar porque la cultura de México es impresionante y valoran mucho el folklore que llevan porque es maravilloso. Pero cuando México no acude a los festivales, les hace falta esa belleza del folklore”.

Dentro de la experiencia de su participación en festivales internacionales de danza, le ha tocado que les organizan ruedas de prensa exclusivas para los participantes de México, pues al saber que ya está presente la delegación de danza de México, motiva a que el público acuda.

“Aman a México, aman nuestro folklore, nuestras tradiciones”, comentó.

El Ballet Folklórico de Orizaba se ha caracterizado porque sus bailarines porcentajes fastuosos y muy apegados lo que es la realidad de las tradiciones de los estados.

Son trajes muy costosos, pero como director aprendió que los bailarines tienen que llevar el mejor traje, el mejor vestuario. Esto lo ha llevado a quirir deudas de hasta 400 mil pesos en la compra de vestuario.

Pero considera que es lo mínimo que se le puede dar al público, por ser un gran amante de la cultura de México; pero este majestuoso vestuario que tienen también y les ha dado primeros lugares en los festivales, porque se hace una conjunción del vestuario, de la música y la coreografía.

En países de oriente se han encontrado que hay gente que habla perfectamente el español, y esto es porque lo han aprendido a través de las telenovelas, y porque les gusta aprender todo lo relacionado con México.

Muchas veces en los desfiles que se hacen en el extranjero, cuando la gente ve la bandera de México, se acercan a besarla, y es una forma de manifestar ese amor por México y su cultura.

“Hay unas muestras de cariño impresionantes, aman a México, aman nuestro folklore y creo que nosotros tenemos que estar muy orgullosos de lo que somos, de no perder nuestra esencia porque para el mundo somos un ejemplo a seguir”, comentó.

Cuando han bailado en el extranjero a veces les cuestionan que como bailarines mantengan una sonrisa a pesar de la grave crisis en seguridad que está pasando México, y como bailarines les comentan que es una realidad, pero que eso no es nada más México, “México somos cultura, somos tradición, somos costumbre, somos alegría y somos buena gente”.

Y como bailarines, como embajadores culturales, corresponden a todo ese cariño de la gente en el extranjero.

Erasto Gómez Santa Rosa señala que no se equivocó al escoger está profesión, porque si bien habido algunos ‘dolores de cabeza’, hay muchas más satisfacciones. Considera que tiene la misión de seguir preparando a gente que ame y viva el folklore de México.

A pesar de que ha tenido la oportunidad de quedarse en otros países, cree que México lo quiere seguir teniendo acá, en Orizaba, porque muchos de los bailarines de la región y del estado que han salido al extranjero a bailar, ha sido con el Ballet Folklórico de Orizaba, eso nos ha motivado a ser sus grupos e incluso salir a otros países con sus grupos.

“El talento que me dio Dios fue éste, el de dedicarme a la danza, y poder dirigir bien a mi grupo, enseñar hasta donde Él me ha dado conocimientos, y el día que me diga que tengo que dejar esto, lo voy a dejar”, comentó.

Erasto está convencido que va a seguir trabajando por llevar y vivir el folklore de México, por representar a nuestro país cada vez que se pueda, y que se quede la imagen de México, en el mundo, de que es una nación con una gran diversidad cultural.

Daniel González

‘Esta es mi identidad’

Daniel González es bailarín del Ballet Folklórico de Orizaba desde hace 13 años, ahora también se dedica a docencia, pues tiene a su cargo el grupo juveniles en esta academia.

Estar en el el Ballet Folklórico de Orizaba le ha permitido crecer y bailar en el Ballet Folklórico de la Universidad Veracruzana y en el Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández, así como en el Ballet Folklórico de la Universidad de Guanajuato.

Para Daniel, llevar el folklore de México a otros países, es un motivo de orgullo, “decir esta es mi identidad y estoy orgulloso de ella”.

Pero también, decir a través de la danza que México tiene cosas positivas y es bonito. “La palabra bonito o bonita representa una parte muy grande de México qu3 es la forma en que es su gente, es gente muy amable y que siempre extiende la mano. Y el poder ir al extranjero y decir que México tiene gente bonita y cosas bonitas, pero sobre todo el compartir eso que es bonito”.

Llevar la danza de México y su folclor es una invitación al que los extranjeros conozcan las raíces y los orígenes de nuestro país, pero también esa diversidad cultural que se tiene.

Daniel vive el folklore de México como cualquier mexicano, pues el folclor viene con nosotros y lo vivimos día a día desde nuestra forma de hablar, lo que comemos, nuestros modismos y nuestras costumbres, son cosas que el mexicano tiene desde niño y lo va aprendiendo a querer.

“Pero también vivo el folklore de México desde mi profesión, soy maestro de artes y  bailo todos los días y bailo folklore todos los días; es muy extraño incluso pasar un fin de semana sin bailar. Mediante la danza lo vivo a nivel profesional y como mexicano lo vivo todos los días”, comentó.

El llevar las estampas de México al extranjero, lo han llenado de muchas experiencias; pero como artista, lleva dos, muy bien grabadas en la mente y el corazón.

La primera, es cuando estaba en Bulgaria, bajando del escenario una persona mayor, se acercó muy feliz a regalarle una tacita, un suvenir de su país, y le dijo que estaba maravillado con lo que acababa de ver y por eso quería compartirle su folklore a través de esa taza.

Otra de las experiencias gratas, fue que estando en otro festival, igual en Bulgaria, estaba turisteando y al ser reconocido como extranjero, las dueñas de una tienda, lo invitaron junto con el profesor Erasto, una tacita de té para conocerlos más como personas.

Daniel ha viajado a 13 países de Europa y América Latina; como artista quiere seguir llevando el folklore de México a través de la danza, pero también a través de las enseñanzas a otras generaciones.

Yasmín Altamirano Romero

‘Esto es identidad cultural’

Yasmín Altamirano Romero, es integrante del Ballet Folklórico de Orizaba desde hace más de 10 años.

“Para mí es un orgullo representar a mi país. a lo largo de la trayectoria que llevo como bailarina ha sido muy importante porque ha formado una identidad cultural y me ha hecho ser representante y buscar siempre que nuestro país tenga la mejor visión ante el extranjero”, comentó.

Y es que en otros países, México tiene una imagen negativa por diversas situaciones pero es llevar la cultura y el folklore hace que los extranjeros vean otra y mejor imagen de nuestro país.

“cómo artista y como bailarina tengo una responsabilidad demostrar lo más bello de nuestro país que es nuestra cultura, nuestra danza y nuestras tradiciones representadas a través de estas danzas”, comentó.

Ella ha viajado a aproximadamente seis países llevando las estampas de México. Ha ido a Rumanía, Italia, Colombia, España y Portugal.

Todas las experiencias que ha tenido en el extranjero han sido muy bonitos, pero tiene un recuerdo muy grato de una presentación en Rumanía, cuando los niños las recibieron con mucho gusto y les pedían autógrafos.

Sin embargo, la gira más importante por lo qué significó para ella, fue cuando fueron a Portugal, porque no solo funciona como bailarina sino como organizadora de esta gira, pues ella fue el contacto para participar en estos festivales en el extranjero.

Precisamente Yasmín, además de bailar, ahora se dedica a ser el enlace para que el ballet pueda viajar a diversos festivales en el extranjero festivales en el extranjero.

Platica que generalmente de un año antes empieza a buscar festivales a los que pudiera viajar esta compañía de danza, y empieza a hacer el contacto para poder intercambiar información y que sean aceptados en estos festivales.

Afortunadamente a todos los países a los que han querido llegar, los han recibido y se han dado las condiciones para garantizar la seguridad y comodidad de cada uno de los bailarines que acuden a estos eventos.

“Afortunadamente los Mexicanos somos muy bien recibidos en todo el mundo, la gente aclama el folklore de México”, comentó.

México tiene una gran variedad de su colorido, en su música, en su vestuario, en su danza.

México es quién generalmente siempre cierra en los festivales y la gente se espera a verlos.

Yamín vive día a día el folklore de México, para ella la danza folclórica es un estilo de vida.