Posible pérdida de hasta 70 % de huevos de tortuga en Nautla por Grace: Fundación Yepez

Agencia AVC

Nautla, Ver.- (AVC) A 15 días del paso del huracán Grace por la región de Nautla, continúa el rescate de nidos de tortuga in situ, pero se calcula, de manera preliminar, que podría haber una pérdida del 70 por ciento de 50 mil huevos registrados en esta zona, sin embargo la cantidad exacta se conocerá semanas después.

Ricardo Yepez, director de Tortugas Fundación Yepez, AC, destaca que hasta el pasado 3 de septiembre se había logrado el rescate de 25 mil huevos, que concluirán su ciclo de vida, sin embargo las pérdidas son considerables.

“Se estima y se hace una hipótesis, sin resultados científicos, de una posibilidad de que 70 por ciento se han perdido de 50 mil huevos in situ, seguimos rescatando, encontrando nidadas en el rescate, la estadística la veremos al final de la temporada”.

Explica que a la hora de que el oleaje alcanzó los cuatro metros de altura, los nidos se llenaron de agua, los cubrió la palizada que arrojaron los ríos, se borraron las huellas y al interior hubo descompensación de la temperatura.

Señaló que el rescate de nidos se logra gracias a que están georeferenciados y se les vuelve a detectar, sin embargo los daños en su totalidad se conocerán hasta dentro de 50 o 60 días, que es lo que tardan en eclosionar en la playa

Los huevos que ya tenían de 45 a 50 días de depositados se encuentran eclosionando en este momento, sin embargo hay otros que no lo lograrán por la compactación de la arena, que revienta las capas de oxígeno, y quedan aprisionados.

El especialista reconoció que los daños son considerables, sin embargo esto es parte del proceso natural, ya que la madre naturaleza, por poner un ejemplo, cuando ocasiona un incendio de forma natural, es benigno para los bosques, no así cuando son provocados.

En el caso de las nidadas in situ de tortugas, la situación es igual, los huracanes ayudan y benefician para lograr el equilibrio ecológico, la madre naturaleza las hace a propósito.

En cuanto al campamento, refirió que las alarmas y alertas los pusieron en guardia y fue posible prevenir más pérdidas, aún así los corrales ubicados en las playas fueron derribados, sin embargo las nidadas fueron puestas en áreas de incubación.

“Aplicamos un plan emergente diseñado para estos impactos naturales y creando áreas de incubación para poner bajo resguardo la mayor parte de nidadas posibles, esto bendito Dios hizo posible evitar mayores pérdidas”.