Era espía de la Sedena; lo culpan de un asesinato

De la Redacción

Córdoba.- Debido a su labor de espionaje dentro de la Sedena para investigar hechos de corrupción, el capitán de Infantería Vladimir Ilich Malagón Rendón fue detenido y puesto en prisión. Su padre Óscar Malagón Tepole, pintor originario del municipio de Yanga, hizo un llamado al gobierno para esclarecer este hecho que consideró injusto. En el 2010 el entonces Capitán Segundo de Infantería Vladimir Ilich Malagón Rendón de la Sedena fue designado para investigar una supuesta red de narcotráfico dentro de la misma dependencia. Al descubrir que “altos mandos” estaban implicados, el Capitán Malagón denunció estos hechos y se negó a ser parte de ello por lo que sufrió un intento de secuestro y homicidio del cual él se defendió privando de la vida en legitima defensa a su agresor.
Así lo relató su padre Óscar Malagón Tepole artista plástico del municipio de Yanga quien, en entrevista, recordó que su hijo, tras el hecho, se entregó a sus superiores. “Fue en legítima defensa pero no fue así, se le impugnó como homicidio calificado y todas las agravantes, cosa que no fue así”. Óscar Malagón aseguró que a su hijo lo llevaron al Campo Militar número 1 y sometido a tortura; después de esto lo consignan por asesinato y preso en el Reclusorio Oriente con una condena de 27 años y seis meses y su labor fue investigar una red de narco.