Enfrenta familias el burocratismo: Iglesia

Adriana Estrada

El Mundo de Orizaba

Es lamentable que las familias además del dolor de perder a un ser querido se encuentren con la dificultad del burocratismo en las autoridades, por lo que como sociedad se debe tener solidaridad y empatía, señaló Helkyn Enríquez Báez, vocero de la Diócesis de Orizaba.

Ante los casos de personas desaparecidas es necesario que las instituciones generen los modos para que sean atendidas las solicitudes de apoyo de las familias, en especial a la recuperación de niños y puedan regresar a sus casas y se desarrollen en el ambiente que por naturaleza les corresponde.

Lo anterior luego de que la Fundación de Investigación de Niños Robados y Desparecidos en la zona señalara que el tema del robo y desaparición de menores es una realidad en la zona, pero no están visibilizados y las familias se enfrentan, además del dolor, a tener que buscar por sus propios medios a sus hijos, pues las autoridades encargadas tardan mucho en liberar órdenes de búsqueda.

Día del abuelo

En torno a la celebración del Día del abuelo, el vocero de la Diócesis señaló que hay que evitar en la sociedad y las familias, una cultura del descarte, es decir, una vez que las personas pasan por su etapa productiva o mientras ayudan a cuidar a los niños, muchas veces son reconocidos, pero cuando por cuestiones de salud, de su condición de vulnerabilidad, por su edad, ya no ofrecen algún servicio para la sociedad y la familia, corren el riesgo de ser descartados.

Por lo anterior, señaló que como cristianos se debe evitar tener una cultura de descarte, con quien ha servido y amado, y trabajado a favor de la familia, por ello es muy importante valorar a los abuelos, por la sabiduría que tienen, y que si es aprovechada como se hacía en la antigüedad, la sabiduría de los abuelos puede ayudar a una buena educación y formación en las nuevas generaciones.

“El reconocimiento a todos los abuelos, por el esfuerzo que les ha tocado vivir, por la adaptación que hacen a las nuevas generaciones y a la nueva época, por todo el amor que han prodigado y que han hecho que se tengan generaciones que aprecien y valoren la persona de los abuelos, que Dios los bendiga”, finalizó.