La toma de Tenochtitlán

Hands writing on old typewriter over wooden table background

LA VOZ EN CORTO

Octavio Rodríguez Pasquel Bravo

Se ha tomado esta fecha equivocadamente como la conquista de México, lo que es falso, porque los vencedores fueron más de cien mil indígenas principalmente tlaxcaltecas entre varias etnias.

Ni México existía como tal ni España que estaba dividida en reinos el que predominaba era Castilla.

Lo que ahora llamamos México eran tribus inconexas sometidas al yugo azteca.

El discurso de los españoles sobre la conquista de México es tan maniqueo como el nuestro, son nuestros orígenes innegables.

No vinieron a evangelizarnos deseaban tierras y riquezas que entre nosotros encontraron con el oro, plata y tierras.

Los originales adorando a Huitzilopochtli, salvajes caníbales y practicando sacrificios humanos.

No podemos juzgar el siglo XVI con el nuestro, en que todos los países existía la brutalidad de las guerras.

Ya dijimos que en 1521 México no existía y Hernán Cortés tampoco fue Virrey, esto ocurriría 14 años después cuando en 1535-1550 fue nombrado Virrey de la Nueva España Antonio de Mendoza y Pacheco, cuando en España columbraron las riquezas y la grandeza de nuestra tierra.

Los países que ahora conocemos se fueron consolidando a través de cientos de años, como nos ha pasado a nosotros con nuestros originales, españoles, ingleses, franceses, alemanes, sirios, libaneses, israelitas y síganle sumando.

Pueblos y razas puras no existen.

En el curso de nuestra historia indígenas han sido Mandatarios Benito Juárez y Porfirio Díaz, un descendiente de libanés Plutarco Elías Calles llamado El Turco, más recientemente de ascendencia española José López Portillo, Vicente Fox hijo de irlandés y de española y López Obrador nieto de español.

Un breve aparte: considero que si nos han hecho mucho daño los antepasados españoles de López Portillo, de Fox y de AMLO, aquí se me puede escapar uno que otro, guardando distancias, por las travesuras de sus creaturas.

MAYOR INCONGRUENCIA

En el zócalo de nuestra ciudad debían estar celebrando la resistencia de los mexicas hacia otros indígenas que fueron el 99% de los que tomaron Tenochtitlan junto con el 1% de españoles, capitaneados por un audaz Hernán Cortés que no conquistó México que no existía, ya que siguieron las escaramuzas de combates pasando por Guanajuato, Zacatecas hasta llegar a las Californias y Texas y por el sur pasando por Oaxaca y Yucatán las llamadas Hibueras, lo que ahora es Centroamérica. La alianza de tribus y españoles convino a ambos bandos aunque los indígenas se debilitaron por la pandemia de viruela que de once millones, seis años después sólo existía un millón.

En el Zócalo estaban celebrando quien sabe que cosa con un discurso de AMLO, que si es cierto que citaba algunos hechos con precisión pero manipulados, por supuesto en castellano, y junto a él varios con apellidos que nada tienen que ver con su extraviado indigenismo, entre ellos destacaban como favoritos para sucederlo Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard la primera con apellido de origen judío y el segundo francés.

Por el contrario no vimos representados aztecas ni tlaxcaltecas que fueron los verdaderos actores de la batalla de Tenochtitlán.

Con López Obrador que tan mal gobierna, sólo apareció como un predicador del odio entre las razas, solamente un Hitler criollo.

[email protected]