Columna: Josué Hipólito López Hernández

HÉCTOR EFRAÍN ORTEGA CASTILLO

 

 

 

Decía Alberto Cortés que “cuando un amigo se va / una estrella se ha perdido / la que ilumina el hogar / donde hay un niño dormido”. Y es así como nos sentimos cada uno de los miembros de la Academia Nacional de Historia y Geografía filial Veracruz. La partida del Ing. Josué Hipólito López Hernández, ilustre pluviositano y uno de los promotores culturales más importantes de los últimos años en nuestra región, supone una gran pérdida para todos nosotros. No sólo perdimos a nuestro Presidente, quien dirigía nuestra asociación desde octubre de 2019, sino a un entrañable amigo, un estupendo compañero y un excelente ser humano.

Oriundo de Orizaba, nacido el 13 de abril de 1944, egresó más tarde de la Primera Vocacional del Instituto Tecnológico de Orizaba. Ingeniero en Comunicaciones y Electrónica por parte de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica del Instituto Politécnico Nacional y con posgrado en Instrumentación Nuclear por la Comisión Nacional de Energía Nuclear… en fin: su hoja de vida es asaz vasta y el espacio es insuficiente para poder detallar toda su amplia experiencia.

Interesante es hablar de Josué como promotor de la cultura y de la historia; tal y como hizo su padre, Josué López Brunet (1915-2004), otro egregio orizabeño, aunque adoptivo, que preservó nuestra historia, siendo el primer director del Archivo Municipal de Orizaba (1991-2001), a quien también recordamos con añoranza.

Josué Hipólito estuvo ausente de su tierra natal muchos años. No obstante, su regreso a estas tierras fue colosal y muy provechoso para todos quienes lo conocimos. Impartió clases en el Instituto de Estudios Avanzados de Oriente en carreras como Turismo, Negocios Internacionales y Administración de Empresas; así como la cátedra “Culturas en Mesoamérica” en la Universidad Juniata College de Pennsylvania.

En Orizaba fue miembro desde 2013 de la corresponsalía del Seminario de Cultura Mexicana y su Presidente en un periodo, así como miembro de la Asociación Civil “Amigos del Museo de Arte del Estado de Veracruz”. Ingresó a la Academia Nacional de Historia y Geografía filial Veracruz el 18 de marzo de 2016 y fue su Secretario de 2016 a 2019 y luego su segundo Presidente de 2019 a 2021, falleciendo en ejercicio del cargo.

Autor de los libros: “Radioisótopos: su uso y manejo” (1975), “Reconstrucción: la mejor opción” (1985), “Rentabilidad de un distrito petrolero” (1992) y los libros de historia “Un camino de hierro para el progreso” (2015) y “Orizaba a través de sus revoluciones culturales” (libro digital, 2019). Coautor de los libros “Memorias y miradas del Bicentenario de la Consumación de la Independencia de México 1821-2021” y “Los Tratados de Córdoba y el Bicentenario de la Independencia de México” (2021. Este último de próxima aparición).

Coincidimos en varias ocasiones, como aquella vez en abril de 2019 cuando en el Teatro Llave, invitados por la Coordinación de Educación del H. Ayuntamiento de Orizaba y la Dirección de la Biblioteca “José Bernardo Couto y Pérez” y ante un enorme aforo de jóvenes estudiantes preparatorianos, con un estilo preciso, alegre y entusiasta, supo llegar a las mentes de todos los jóvenes para estimular entre ellos la lectura por un buen libro. Algo que se repitió semanas más tarde en el Instituto Tecnológico de Orizaba. Pues entre sus talentos, el saber hablar el lenguaje de la juventud y expresar sus ideas de forma generosa y vehemente fue uno de los más destacados.

Deja una huella imborrable en los corazones de quienes lo conocimos y un legado perdurable a través de sus estudios, investigaciones y escritos. Doquiera que esté, seguramente ahora está feliz. Descanse en paz Josué Hipólito López Hernández.

 

[email protected]