¡La nueva variante del virus pone en alto riesgo el regreso a clases presenciales!

Por Alfredo Tress Jiménez

La pandemia ha provocado una verdadera crisis, el caso particular de nuestro país se comentó que las vacunas venían a solucionar esta grave enfermedad; primeramente, la prioridad fue combatir el Covid-19, conocido como coronavirus, este virus que a la fecha ha provocado la muerte de miles de mexicanos, según datos oficiales andan en alrededor de 300 mil, muchos de ellos eran familiares cercanos y amigos. El vacunar a millones de mexicanos ha permitido disminuir drásticamente este contagio al menos en personas adultas y maestros.

Sin embargo, la mutación del virus hoy llamado variante Delta no tan solo ha resultado ser una variante más agresiva en sus contagios ocasionando infecciones y muertes, lo lamentable de esta variante es que mayoritariamente infecta a la población de edad joven atribuyendo a que está población aún no se han vacunado.

Se continúa diciendo al cansancio, que no se deben relajar las medidas de seguridad, que se continúen reforzando medidas como el uso del cubre bocas; la sana distancia; lavado permanente de manos; uso de gel antibacterial; quedarse en casa; tapetes satinizantes; tomarse la temperatura; tomarse la oxigenación; no asistir a evento masivos, y si se asiste, que sean lugares abiertos y ventilados; ente otros.

El regreso a clases en menores de edad, se dice que las aulas carecen de los elementos de seguridad indispensables; por lo tanto, sería de alto riesgo el regreso a clases, es por ello que los padres de familia con niñas (o) en edades para regresar a clases presenciales, deben evitarlo a toda costa, más allá de lo que se diga.

Es evidente que esta pandemia llego para quedarse, debemos acostumbrarnos a que las medidas de salud y de seguridad sean medidas que debemos mantener toda la vida. Si bien a poco más de año y medio de quedarnos en casa a afectado de diferente manera a todas las familias, pero la enfermedad o pérdida de un ser querido afecta aún más.

Es por ello qué la tercera ola, sumada la variante Delta donde sus contagios son más agresivos, el regreso a clases deberá esperar, si la muerte de algún familiar o ser querido mayor de edad ha sido muy doloroso, imagínese usted si se tratara de un hijo o hija, dado que la naturaleza de la vida es que los hijos sepulten a los padres y no al revés.

Sin embargo, no únicamente será el que alguna niña o niño se infecte, lo más grave es lo que pueden provocar en casa, máxime que las medidas de sanidad, sobre todo en las escuelas públicas, son muy cuestionables. La ligereza como se expresan las cosas no es correcta; si se habla de la falta de agua, no se puede decir solo pues resolvámoslo, si se habla de la falta de jabón, tampoco se puede decir pues resolvámoslo, etc., etc., es muy importante que se considere que las niñas y los niños son impredecibles y, los maestros, al menos en esos grados, son intolerantes.

Como se dijo: llueve, truene o relampaguee, después de explicar el tema lo más ampliamente posible por un especialista, no es conveniente que las niñas y los niños regresen a clases. Lamentablemente, los padres o familiares de la gran mayoría de niñas y niños mexicanos no disponen de los recursos económicos necesarios para poder solventar una eventualidad de este tipo.

Señor presidente, señora secretaria, señor gobernador veracruzano, primero verifiquen que las vacunas de una sola dosis aplicadas a maestras y maestros sean eficaces; vacunen a los niños; apliquen pruebas, verifiquen que las medidas de seguridad y condiciones físicas de las aulas a su cargo cumplan ampliamente; una vez resuelto ello, recomiéndenle a los maestros que sean tolerantes con las niñas (o), la vida de una hija (o), de cualquier ser humano, no se puede ni se debe poner en riesgo, la vida no se remplaza nunca, más vale padecer afectaciones futuras por seguir tomando las niñas y niños clases en línea, a no verlos nunca más.

¿Usted qué Opina?

[email protected]