Joven de 33 años destaca en los servicios financieros digitales

 

Daniel Eduardo Suero Alonso, un español de 33 años con estudios en Frankfurt Bussines School of Finance y Harvard, es un experto en FinTech que ha logrado posicionarse como uno de los emprendedores más exitosos en la revolución de los servicios financieros digitales.

Reino Unido fue uno de los primeros países en regular las FinTech (contracción de los términos en inglés: finance y technology), y Suero Alonso no lo pensó dos veces a la hora de lanzarse a esta revolución.
Convirtiéndose en uno de los emprendedores con mayor experiencia en el mundo de las FinTech.

La pandemia por Covid-19 impulsó a nivel mundial el uso de la tecnología para brindar servicios financieros de manera eficiente, ágil y cómoda.
Ante este panorama Daniel Suero Alonso explica que “los bancos tienen una oportunidad de cambiar su velocidad de innovación y aportar el valor tecnológico que los usuarios necesitan. Para lograrlo, deben demostrar su pasión y constancia para brindar a todos sus clientes una experiencia digital de principio a fin, así podrán aportar a esta sociedad digital el valor de las herramientas tecnológicas en el sector bancario”.

El emprendedor y especialista en fintech señala que este escenario convierte a las más de 200 fintech en México en ‘key partners’ de la transformación digital, un fenómeno que ofrece una gran oportunidad para mejorar la experiencia de usuario con alternativas de servicio y atención.

Para Daniel Suero, resulta preciso reflexionar acerca de la banca digital y la evolución de la coyuntura financiera. “¿Los bancos están preparados para aplicar la transformación digital? ¿Tienen el suficiente “know how” tecnológico, la visión y el liderazgo para afrontar esta innovación continua?”, apunta.

Es una realidad que todas las señales están puestas hacia una evolución financiera mucho más amplia. “La aplicación móvil Spin, de tiendas Oxxo -lanzada en diciembre de 2020-, es un indicador del impacto que las fintech están teniendo, de su potencial y crecimiento exponencial, lo que supone una nueva necesidad para la banca tradicional. Se trata de evolucionar, no sólo ofrecer una opción de servicios digitales. Este proceso debe apoyarse de expertos y reguladores que impulsen el desarrollo de plataformas digitales eficientes, ágiles y que ofrezcan un servicio de calidad. Es ahí donde reside el reto y donde la atención debe centrarse”, indica Suero Alonso.