En Orizaba Morena debe autoevaluarse 

 

 

Jesús Víctor García Reyes*

 

Para no cometer los mismos errores, Morena en Orizaba debe autoevaluarse. Antes de iniciar otras acciones de trabajo, el partido Morena en Orizaba debe hacer autoevaluación crítica de su forma de proceder en la pasada elección municipal. Debe analizar que NO participaron con candidato propio, es decir, formado en el partido, sino con uno externo, incluso de filiación priista en activo. Es probable que muchos de los vecinos electores del municipio, no hayan votado por esa opción impuesta desde el exterior al partido, como lo fue, según testimonios de la militancia.

El partido, opinan muchos, no debe seguir solo creciendo de forma amorfa, sin dirección política real y NO de grupos de intereses, que no son el “sentir popular” de los orizabeños. Ya son varios periodos de elecciones desde que este partido se fundó en Orizaba, donde se cometen errores al elegir candidatos municipales, sean estos a la alcaldía o las regidurías para formar Ayuntamiento.

Reuniones con militantes fundadores del partido en Orizaba, han manifestado poner orden al revoltijo que se ha dado en los últimos procesos electorales. Otros más, han manifestado su inconformidad por sólo tener regidores de “ornato” en el Cabildo, que cobran altos sueldos y no entregan la parte proporcional al partido, por falta del Comité Municipal representativo, de las “izquierdas” en el municipio.

El NO tener un candidato propio, formado en la estructura de Morena, deja mucho que decir, de un partido político que a su vez es movimiento social en la región. El tener que pedir “prestado” (impuesto), un candidato que proviene de otro partido, sin haber renunciado a él, es por lo menos, un contrasentido a la esencia de los estatutos.

En la autoevaluación necesaria a Morena en Orizaba, hay que poner de relieve la falta de interés en la instalación del “Centro de Formación Política”, con el fin de preparar los cuadros dirigentes de las diversas instancias partidistas y los funcionarios en municipios y diputaciones. Hasta el momento nadie ha mostrado interés en ello, solo en la búsqueda de puestos políticos, situación que contradice la lógica del gran líder nacional del partido el Presidente López Obrador. La militancia en Orizaba tiene que romper el “círculo estrecho del oportunismo y el arribismo” que viene vinculado a los procesos electorales.

Morena en Orizaba, a mi juicio personal, NO tiene vida política profunda. No hay círculos de estudio ni cursos sistemáticos de formación política, como recomienda el Dr. Enrique Dussel y el Dr. Lorenzo Meyer. No hay cine club para integrar al ciudadano, al estudio del pensamiento de la izquierda contemporánea. El discurso es pobre en argumentos y, en la campaña municipal pasada, el candidato, externo del partido, solo expresó lo elemental, lo básico para justificar su participación. Muy importante la autocrítica y la evaluación poselectoral, misma que NO se está haciendo, con la participación organizada de la militancia partidista. No se debe ser, solamente,  activista de todas las luchas, sin tener el núcleo de dirigentes (municipales), formados en la teoría y praxis política (marxista, rigurosa, dialéctica y metodológica). Hay que frenar el “oportunismo” solo por los puestos públicos, sin tener la formación básica (mínima) para NO corromperse ante el poder del dinero y los halagos.

Esto debe cambiar en Orizaba. Hay que decir NO al oportunismo y al arribismo en el partido, hay que construir candidatos propios, hay que asumir la responsabilidad histórica. Gracias por correos.

 

*Politólogo (UNAM). Sociólogo (BUAP). Administrador Público (INAP).

[email protected]