¿Con melón o con sandía?

La alienación parental es un tema muy delicado, pues es cuando los padres tratan de persuadir a los hijos para impedir, obstaculizar o destruir los vínculos con el otro progenitor

Carmen Lara

El Mundo de Orizaba

La alienación parental surge cuando dos padres se separan y se dan un conjunto de acciones realizadas por uno de los progenitores en donde con distintas tácticas o estrategias, intentan transformar la conciencia de sus hijos la intención de impedir, obstaculizar o destruir los vínculos con el otro progenitor.

En este sentido, la abogada Luz María Reyes Huerta, explica que la alienación parental si la contempla la ley, incluso hay algunos criterios y ahora se ha incorporado al código civil. Además de que esta se da cuando hay una manipulación de alguno de los progenitores para evitar la convivencia con el otro, es decir, con el padre no custodio.

“Desgraciadamente en estos últimos años, se ha visto más agudizada la problemática en materia familiar, lo que hace unos 20 o 30 años no se daba tan frecuentemente los tipos de juicios que derivaran de las cuestiones familiares y que fueran específicamente de guardia y custodia o de convivencia con el otro padre”. comenta.

Cobra auge

La abogada, admite que en los últimos años la alienación parental ha cobrado mucho auge por la cuestión de los divorcios que también se ha visto incrementando, sin embargo, desgraciadamente los que quedan en medio de esta separación siempre son los hijos.

Quienes más que un cheque en blanco se vuelven un objeto de disputa entre los dos padres, pues lamentablemente también existen abogados y abogadas que permite y ofrecen estas alternativas.

“Considero que es una falta de ética profesional, porque nosotros al momento de que nos plantean una situación legal, nuestra obligación es brindar una asesoría, no aconsejar a los padres que no dejen ver al papá o a la mamá los menores o que se los quiten”, destaca Luz María Reyes Huerta.

Pues finalmente no están pensando en que lo que está en juego no es cualquier cosa, sino más bien, niños y niñas que pueden verse afectados de manera psicológica de por vida.

Una realidad
Agregó que tristemente esas son las circunstancias y realidad que impera, pero que a veces también se tiene la mala información, ya que existen madres que tienen hasta cuatro hijos y no reciben pensión alimenticia pues se rehúsan a entablar una demanda, porque no quieren que en lo posterior los padres tengan derecho sobre los hijos.

Sin embargo, el padre, tiene derecho sobre los hijos desde el mismo momento en que es el padre y los reconoce legalmente, así que dé o no pensión alimenticia va a poder reclamar la convivencia con el hijo o incluso en cualquier momento podría solicitar la guardia y custodia de los menores.

Cabe aclarar, que en estos casos se podría alegar el incumplimiento de sus obligaciones alimentarias y la perdida de la patria de su derecho de convivencia o su restricción en materia de convivencia o incluso la perdida de la patria potestad.

“Lamentablemente, son temas cada vez más recurrentes que se ven en juicios, los cuales han crecido de manera muy alarmante”, platica la abogada.

****PONER APARTE***

No es ético
La abogada Reyes Huerta, señala que al recibir una oferta los padres por parte del abogado, deben considerar que es poco ético, pero sobre todo que lo que está en juego no es cualquier cosa, pues deben recordar que es la vida y la estabilidad emocional de sus hijos e hijas.

“Deben pensar si vale la pena ponerlos en riesgo y causarles ese daño al utilizarlos para obtener ciertas cosas o lo que no pudieron ser capaces ellos de diferir o de resolver como pareja lo quieran trasladar ahora como una manera de cobrar venganza en los hijos”, argumentó.

La cual se puede dar desde la limitación de la convivencia con ellos, limitando los recursos económicos, etc., sin embargo, finalmente los padres deben considerar que son sus propios hijos los que se verán afectados y limitados en muchas áreas de su vida personal.

Considerando que lo más grave es que lo que está en riesgo, debido a que las mayores afectaciones son para aquellos niños y niñas que no van a poder tener una mejor educación, alimentación, calidad de vida, estabilidad económica y emocional.

“Todo esto se encuentra en riesgo cuando los padres deciden entrar a un juicio por guarda y custodia o convivencia, por no tener esa capacidad de decidir como adultos que es lo mejor para nuestros hijos y cada uno poner de nuestra parte para que en todo este proceso los menos afectados sean ellos”, explicó la abogada.

****PONER APARTE***

Buscar asesoría

Reyes Huerta, comenta que es muy importante que los padres la inicio este tipo de procesos busquen la asesoría legal de alguien que les recomienden o que sea un especialista en materia familiar para tener un panorama adecuado legalmente.

Además de no olvidar que en todo momento tienen que valorar el bienestar de los menores. “Si hay necesidad, factores de riesgo que a mí me hacen pensar que mi pareja puede sustraer a mis hijos o tomar represalias si yo demando, el abogado tiene que indicarles la mejor manera legal de asegurar que esto no suceda”.

Pero pese a ello, no deben olvidar que requieren realizar todos los trámites que sean necesarios legalmente para asegurar la guardia y custodia del niño y los alimentos, garantizando de esa manera que la pareja no pueda tener represalia de carácter legal contra las madres.

****PONER APARTE***

Los protocolos
Es de saber que se deben seguir todo un protocolo legal para evitar este tipo de situaciones, pues lamentablemente se da que los deudores alimenticios busquen la manera de eludir sus obligaciones alimentarias.

La abogada destacó que siempre se debe tener una adecuada asesoría jurídica, sin importar que las madres tengan o no el temor de que el padre sus hijos puedan tomar acciones jurídicas que perjudiquen a los menores.

Sin embargo, a pesar de esto, se debe saber que cada caso es particular, pero en base a ello tienen que acudir a la búsqueda de un abogado de preferencia que tenga cierta especialización en materia familiar para que les pueda dar una adecuada asesoría.

“Los jueces siempre deben tomar las decisiones en base al interés superior del menor, pues si no hay elementos suficientes para impedir la convivencia totalmente con el padre siempre va a tratar de que haya un espacio para que los padres no custodios convivan con los hijos y no se pierda ese lazo afectivo que debe prevalecer en todo momento, que es la convivencia con los padres y las madres”, aseguro la abogada,

Por último, exhorta a los padres de familia a pensar siempre en sus hijos menores y en las probables afectaciones que puedan tener por iniciar un proceso de esta naturaleza, además de solucionar esta ruptura del vínculo matrimonial sin que repercuta en una afectación para los menores.

FRASE

“Lamentablemente, son temas cada vez más recurrentes que se ven en juicios, los cuales han crecido de manera muy alarmante”.

“Desgraciadamente en estos últimos años, se ha visto más agudizada la problemática en materia familiar, lo que hace unos 20 o 30 años no se daba tan frecuentemente los tipos de juicios que derivaran de las cuestiones familiares y que fueran específicamente de guardia y custodia o de convivencia con el otro padre”.

Luz María Reyes Huerta,

Abogada