En riesgo de inundación cañales por lluvias de canícula

Antonio Arragán

El Mundo de Córdoba

Región.- Las lluvias que trajo la canícula inundaron unas mil 500 hectáreas de siembras de caña de las regiones de abasto de los ingenios Central San Miguelito y Central Providencia; productores cañeros aplican medidas urgentes para sacar el agua de sus parcelas, pues temen afectaciones graves.

Las partes afectadas se ubican en terrenos pantanosos que fueron cubiertos por el agua y aunque en la ultima inspección no se han registrado daños, de no sacar el agua estancada en menos de una semana las siembras se echarán a perder por el exceso de humedad, señaló Roberto Castro, integrante del ejido La Palma, quien recordó que en otros año la canícula normalmente estaba acompañada de sequía que afectaba el desarrollo de las plantas, sin embargo esta vez el problema es el exceso de lluvias.

De acuerdo al último reporte de ejidatarios, las zonas más afectadas son las regiones de abasto de San Nicolás, Los Ángeles, Amatlán y La Patrona, mientras que para la zona de abasto del ingenio Central Providencia, las regiones que han presentado inundaciones de acuerdo a Gerardo López, del ejido El Zapote, son Xúchiles, La Laja, Omealca, San José y Dos Caminos, donde productores están preocupados por las inundaciones en sus terrenos.

“Tenemos que atender el problema antes que los plantíos de caña se pudran, las lluvias en esta zona por un lado nos benefician por la reactivación de las siembras y por otro lado afectan a los productores que tienen su producción en terrenos pantanosos que almacenan el agua, hay que aplicar una alternativa lo antes posible para sacar el agua estancada con bombas o abrir cunetas”, señaló.

Debido a que se trata de unas mil 500 hectáreas que están inundadas, de no drenar los terrenos las pérdidas económicas serían millonarias, ya que la temporada de canícula generará más lluvias en las próximas tres semanas, lo que significa que el número de hectáreas afectadas podría aumentar de acuerdo a la intensidad de la temporada y tendrán que recurrir a buscar ayuda urgente con las organizaciones cañeras para sacar los encharcamientos con bombas.

Dato

1,500

hectáreas sembradas con caña de azúcar están inundadas por el exceso de lluvias.

II De no sacar el agua acumulada de las parcelas, el exceso de humedad echará a perder las siembras.