‘No podemos arriesgar el porvenir de niños’

Jessica Ignot

El Mundo de Orizaba

Ante la decisión del Gobierno federal de que en agosto se regrese a clases presenciales, la Conferencia del Episcopado Mexicano exhorta al Estado Mexicano a que se genere un verdadero estado social que resguarde y promueva la educación, la salud, la seguridad y el bienestar de los niños y jóvenes mexicanos.

“Es urgente recuperar toda una estructura para la educación temprana, que antes de la pandemia ya había sido restringida. No podemos arriesgar el porvenir de esta generación. Se requieren guarderías, estancias infantiles, preescolares, así como una atención integral y de calidad que garanticen las futuras condiciones educativas”, señalan los obispos.

Advirtieron que las medidas sanitarias son insuficientes si no van acompañadas de un nuevo cambio en el modelo de desarrollo para que se respete y proteja la dignidad de la persona humana.

Consideraron que se debe de garantizar un programa estratégico para el regreso presencial a clases, el cual debe de partir de un diagnóstico serio, calificado y amplio, que recoja las realidades y las voces de la educación pública y privada.