Ayudar por voluntad

Los albergues para perros de la zona se sostienen con el amor de quienes cuidan a los animales y la voluntad ciudadana…. ¡No hay que dejarlos morir!

 

Adriana Estrada

El Mundo de Orizaba

 

En la región operan oficialmente seis albergues para perros, los cuales se sostiene a base de la voluntad de los mismos ciudadanos y de los responsables de estos espacios, mientras que por parte de las autoridades muncipales hay total abandono para el apoyo de este sector en donde se tienen albergados al menos unos 400 perros rescatados.

Ninguna asociación o fundación de rescate y resguardo de perros cuenta con fondos establecidos por parte de autoridades municipales, estatales o federales, la realidad es que sobreviven por medio de aportaciones voluntarias de ciudadanos, por ingresos de actividades o ventas que los integrantes de estos espacios realizan, pero principalmente se mantienen del propio dinero de sus fundadores.

 

Acumuladores

En Orizaba y la región existen varios refugios, algunos de acumuladores, aquellas personas que acumulan animales y difícilmente los dan en adopción, otros son los que han encontrado como sobrevivir, es decir, limitados a darles de comer a los animales que rescatan, otros son los que les llegan perros y les buscan hogares temporales.

Aunque estos espacios no solucionan el problema de los perros callejeros, son los principales promotores de esterilización en machos y hembras, pues tienen el objetivo que a través de estás cirugías se pueda controlar el abandono de perros, lo que además también realizan a costos bajos a través de la gestión con médicos veterinarios, fomentando campañas a bajos costos, no sólo de esterilización, si no de tratamientos contra la garrapata, sarna y algunas otras enfermedades en estos animales, todo de manera altruista.

 

 

Refugios en la región

 

Nogales.

– La Casa de los Perros –

Araceli Martínez.

 

Ciudad Mendoza

-Refugio Nazareth-

Nazaret Lechuga

 

Río Blanco

 

– Rescates y adopciones-

Humberto González

Alejandra García

 

Orizaba

– Huellitas –

Deyanira Hernández

 

-Rescates y adopciones-

Ana Karen Mañon

 

– Rescate de Peros Maltratados –

Erick Cruz

 

TABLA

Gastos de refugios:

Productos de limpieza

Alimento para perros

Medicamentos

Cirugías

Luz

Agua

Gas

Citas médicas

 

******PONER APARTE****

¿Qué son los refugios?

Los refugios de animales son lugares que son ocupados temporalmente, principalmente por perros, aunque algunos también resguardan gatos, pero en la región solo existen refugios para caninos.

Estos espacios estan bajo la responsabilidad de personas que se dedican a salvar perros abandonados, callejeros o maltratados, adoptando los animales de forma temporal para poder buscarles un hogar de adopción.

Regularmente, están adaptados en las casas de sus responsables, los patios son habilitados como refugios, pues son organizaciones que funcionan sin fines de lucro.

 

¿Cómo funcionan?

A través de reportes ciudadanos atienden maltrato animal, ya sea en casas por sus propios dueños o perros callejeros que suelen rondar una zona por búsqueda de comida y son maltratado; o de manera cotidiana hacen recorridos en las calles para rescatar perros que previamente han sido identificados por no tener dueño.

Así como reciben perros que son directamente abandonados por sus dueños en estos lugares; aquí los responsables someten a los animales a una revisión médica, pues es muy común rescatarlos con alguna enfermedad, y en caso de ser así, son sometidos a tratamientos con el veterinario, que conmunmente colabora con el refugio.

Los animales que se encuentran resguardados son alimentados, bañados y reciben tiempo de calidad por parte de sus cuidadores, pues el objetivo es que salgan en adopción con familias responsables.

 

 

¿De que sobreviven?

Donaciones, ayudas y el trabajo de voluntarios, es como estos lugares logran sobrevivir de todos los gastos que implica, desde el mantenimiento de las instalaciones, las visitas al médico, medicamentos, artículos de limpieza y principalmente la comida de todos los perros refugiados.

La labor de estos lugares son los 365 días del año, las 24 horas y por ello los gastos son muchos, por lo que recurren a rifas, boteo en las calles o tiendas, petición de donación de alimentos o artículos de limpieza.