Nure: un talento cordobés en NY

Raúl Arróniz
Diario El Mundo

El 2001 no sólo sería una fecha que dejaría marcada para siempre a la ciudad de Nueva York y a los Estados Unidos, luego de que 2 aviones se estrellaran contra las emblemáticas Torres Gemelas, sino que también se convertiría en el proyecto más importante de su carrera, hasta hoy, del cordobés Nure Aiza, que había llegado en 1997 a los Estados Unidos para estudiar el posgrado en la Universidad de Northwesternen en Administración de Proyectos de Construcción.
Justo en el 2002, apenas unos meses después del atentado, cuando ya Nure planeaba regresar a México, fue que le hablaron para participar el la reconstrucción de la Zona Cero, como se le llamó al lugar donde quedaron los restos de las Torres Gemelas y la posterior construcción de un Monumento que se levantaría en ese lugar en memoria a todas las personas que fallecieron ese día y de todas aquellas que murieron valientemente tratando de salvar vidas.
El proyecto no solo era el más visible que tuviera la Unión Americana en ese momento sino que representaba un gran reto, sobretodo porque el gobernador de Nueva York, David Paternson, “había prometido a las familias de las víctimas, que el “Memorial” se inauguraría en el décimo aniversario”, pero había un problema, el acero que se utilizaría era belga e inevitablemente eso retrasaría, por lo menos 2 años, la fecha en la que se había comprometido el Gobernador a inaugurarla y retrasarla no era una opción.
“El Gobernador fue tajante: esto se hace porque se hace, yo ya di mi palabra y no me voy a echar para atrás” recordó Nure, así es que había que resolver el problema. Una de las especialidades de Aiza es la programación de proyectos de construcción y a él lo habían invitado para analizar dónde estaba el problema y que era lo que no permitía que se cumpliera con los tiempos. “Al hacer el análisis”, recordó Nure, “descubrí que lo que retrasaba el proyecto era el acero, que se había mandado a fabricar a Bélgica. Era de mejor calidad y a un mejor precio, pero su fabricación y transportación en barco a Manhattan, terminaba retrasando el proyecto.
Por eso, Nure se le ocurrió solucionar el problema de una manera creativa. Todos los constructores involucrados en el proyecto, tanto del “Memorial” como de la nueva torre que se construiría en lugar de las dos Torres Gemelas, eran “una especie de socios en el proyecto, compartían costos y todos buscaban terminar el proyecto cuanto antes, por eso se me ocurrió utilizar el acero que el constructor de la Torre ya tenía en Nueva York. Él se ahorraría costos de almacenaje que tenía que pagar mientras no lo utilizaba y nosotros se lo repondríamos con el acero belga que era de mejor calidad que el que él tenía. De esta manera, nosotros lograríamos terminar a tiempo” aseguró Nure. Y así lo hicieron.
Nure dijo que el intercambio resultó en algunas conversaciones intensas entre las partes involucradas que se mostraron escépticas sobre este audaz plan. Pero al final, todos estaban felices. Santiago Calatrava, arquitecto del vecino World Trade Center Transportation Hub, le dijo más tarde a Nure que el intercambio de acero era una idea brillante.
El proyecto se terminó justo un día antes de su inauguración, el 10 de septiembre del 2011, dos años antes de lo que estaba programado terminarse, gracias a la intervención de Nure.
Ese proyecto le valió para que lo llamaran para introducir la telefonía celular en el metro de Nueva York, un proyecto que tenía años planeándose, pero que había sido pospuesto por los retos y complicaciones que representaba, ademas de que el proyecto había sido programado para terminarse en 10 años. Nuevamente lo habían invitado debido a su fama de acortar los tiempos de construcción de los proyectos y lo había vuelto a lograr en este nuevo proyecto, terminando 3 años antes de lo programado.
Nure Aiza, un cordobés que llegó a Estados Unidos hace ya 23 años con el objetivo de estudiar una maestría con una beca del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, terminó estudiando dos maestrías, una en la universidad de Northwestern en Administración de Proyectos de Construcción y otra, en la famosa y reconocida institución a nivel mundial, la Universidad Tecnológica de Massachusetts (MIT), donde también estudió Administración de Construcción y Tecnologías de la Información. Luego de la reconstrucción de la Zona Cero, fundó su compañía en 2005, Toll International LLC, una compañía que se encarga de manejar la programación, los controles de proyectos, los sistemas de gestión, la estimación de costos, la consultoría de gestión y la gestión de riesgos de los proyectos de construcción.
Pero no ha sido todo para Nure, la pandemia trajo nuevos retos que enfrentar, tal como sucedió con todas las empresas en el mundo y para la compañía de Aiza no fue la excepción. Por ello, luego de buscar crear soluciones que les permitieran sortear las dificultades que les representaban las nuevas circunstancias, Nure se abocó a crear nuevas formas de trabajo, lo que ha llevado a la compañía a la creación de nuevas áreas de negocio y las cuales lanzará próximamente a finales de este año.