¡Cultiva en casa y ahorra!

En estos tiempos de pandemia, un pasatiempo que puede hacerte ahorrar un poco de dinero es cultivar tus propios vegetales y frutas, pues no es necesario grandes espacio para hacerlo, aquí te damos algunas ideas

Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba

Ciudad Mendoza.- Diferentes hortalizas y frutos pueden cultivarse en casa, al cultivar tus propios alimentos además de generar un ahorro económico, cuidas el ambiente; a continuación abordamos técnicas sobre el cultivo en casa.

Constantemente los productos de la canasta básica presentan incrementos; tortilla, verduras y frutas, entre otros van a la alza, y ante los estragos económicos por la pandemia, generar un ahorro mediante el cultivo en casa podría ser un respiro para el bolsillo.

Cada vez son más las que personas que optan por cultivar sus alimentos, de hecho, ante el confinamiento por la pandemia en otros países está opción se ha hecho más común ante el cierre de comercios, la limitante para acceder a alimentos y las restricciones para salir de casa.

Y es que no se necesitan espacios grandes para cultivar, con diferentes técnicas, se pueden destinar espacios pequeños en casa, ya sea el patio, la cochera o azotea, también puedes utilizar utensilios que tienes en casa para comenzar con tu huerto sin que el dinero sea un pretexto para comenzar.

En ocasiones por lo lento del proceso del crecimiento de las platas para finalmente optener los alimentos, se abandona el proyecto, no obstante, con un poco de creatividad, disciplina y constancia, es posible tener en la mesa alimentos saludables, frescos y gratis.

Cómo cultivar

Las claves para lograr un cultivo exitoso, son el acceso al sol, el agua y una buena composta; los expertos recomiendan comenzar tu proyecto con una o dos macetas y con cultivos comunes según la zona.

Técnica para obtener composta: Para crecer las plantas deben obtener nutrientes, estos se obtienen con fertilizantes y sustratos, en casa se puede hacer composta con las cáscaras de frutas y verduras, restos de cebolla, jitomate, papel, cartón, cáscara de huevo, hojas, troncos, si tienes retos de café y demás material orgánico, también puedes utilizarlo.

“Recomiendo que si van a tener un huerto en casa inicien con su composta, pues lleva tiempo obtener resultados, de uno a dos meses.

1.- Consigan un recipiente con un fondo de rejilla, primero extiendan la tierra en todo el contenedor, luego esparse hojas secas, posteriormente todo el material orgánico que sale de la cocina, pueden ser cáscaras de plátano, cáscara de aguacate, restos de Cilantro, cubrimos con tierra, y así podemos seguir con otra capa de hojas y residuos orgánicos.

2.- Es importante que esto siempre esté húmedo pero que el agua pueda drenar.

3.- Dejamos que de forma natural las bacterias con la descomposición generen composta para fertilizar las plantas”, mencionó el ingeniero Francisco Carbajal.

Técnica de riesgo por goteo:

Existen varias técnicas, puedes implementar utilizando materiales reciclables.

Necesitas una botella de plástico, una vara o palo de madera, cuerda y clavos.

1.- Corta la parte inferior de la botella de tres a cinco centímetros, clava la botella a la madera a la altura de donde cortantes, apóyate con la cuerda para que no se desprenda.

2.- Una vez listo este paso, lleva la madera a tu planta o maceta ya con la botella cortada y clavada, rellena de agua y abre la tapa, de esta manera puedes regular el goteo.

3.- Una vez comiences el cultivo, asegúrate que las macetas estén al sol, esto es importante para su desarrollo, también asegúrate de que su riego sea constante pero que no se estanque en la maceta el agua para evitar que la planta muera.

Con qué empezar

Lechuga, acelga, espinaca, rábanos, zanahorias, cebollas, camote, betabel, nopal, son algunos productos con los que puedes comenzar para que obtengas resultados en poco tiempo.

No necesitas muchas semillas; un cono de huevo puede ser útil para que coloques tu sustrato, tu semilla y esperar a que germine, claro, con los cuidados necesarios, agua, principalmente.

Una vez la plata tenga de uno a tres centímetros, podrás trasplantarla a la maceta o el recipiente que hayas designado, mantenerlo con agua, sol y suficiente sustrato de tu composta.

En caso de no contar con semilla, de una de las hortalizas puedes hacer que reproduzcan y tengas más.

Es el caso de la cebolla, puedes plantar una cebolla como si fuera la semilla y optener más producto; en el caso del nopal, puedes plantar un nopal con todo y espinas, espera a que tenga raíz y comience a tener más brotes.

Puedes cortar los rabos de las zanahorias, ponerlos en agua, que debes cambiar cada dos días y esperar de una a dos semanas para que germine y posteriormente podrás plantar tus zanahorias, lo mismo puedes hacer con los rábanos y el betabel.

En el caso de la lechuga, el rabito se deja en agua y con el tiempo le saldrán hojas nuevas que podrás consumir sin ningún problema.

Otras plantas que puedes tener en tu huerto son los quelites, quintoniles, existe una amplia variedad de estas plantas silvestres, ricas en nutrientes.

Beneficios

El beneficio económico es una de las principales motivaciones para el cultivo en casa; espinacas que en el mercado te pueden costar 15 pesos, o bien una lechuga con un costo de 10 pesos, ya genera un ahorro si sólo sales a tu patio para cosechar.

Con el cultivo en casa también se tiene un beneficio para la salud, ya que de esta manera obtendrás alimentos libres de fertilizantes, químicos y otros productos que pueden ser dañinos a la salud y al medio ambiente.

Al sembrar tus propios alimentos, contribuyes al medio ambiente, se generan espacios verdes, se pone en práctica el reciclaje utilizando cartón y recipientes desechables para la siembra, además de contener el impacto ambiental.

Te aseguras de tener alimentos frescos y es que muchas veces, lo que se encuentran en el super mercado, no son tan fresco debido al traslado hasta las ciudades, además con el cultivo en casa garantizas el abasto.

Tener un huerto en casa implica la formación de valores y de convivencia con la familia, responsabilidad, respeto, disciplina, son algunos valores que se forjan.