Exigen justicia para Dr. Roberto Ventura

El médico Roberto Ventura Zepeda fue sepultado el 8 de julio. El martes pasado fue homenajeado.

De la Redacción

El médico Roberto Ventura Zepeda dedicó 40 años de su vida a sanar enfermedades, tenía especial cariño a la población indígena de esta zona, destacando por su profesionalismo y alegría, lo cual le llevó a ganarse el afecto de cientos de personas. Su cuerpo fue hallado en una fosa clandestina en Rafael Delgado, meses después de haber sido privado de su libertad.

El doctor Ventura, de 68 años de edad, salió del Hospital Regional de Río Blanco en la noche del 24 de diciembre, para encontrarse con unos compañeros con quienes compartiría la cena de Navidad.

Las horas pasaron, las fiestas y la Nochebuena se fueron, y el doctor no respondía a las llamadas, ni a los mensajes. “Se perdió contacto total con él”, dice en entrevista para el medio Animal Político Elías Abad Ventura, sobrino del médico que en octubre de 2015 recibió la medalla ‘Doctor Pedro Rendón’, la más alta condecoración al servicio médico en Veracruz.

La familia acudió rápido a poner la denuncia a la Fiscalía de personas desaparecidas en la ciudad de Córdoba. Pero en ese instante, narra Elías, comenzó la otra pesadilla: la de lidiar con las autoridades.

Araceli Salcedo, del Colectivo Familiares de Desaparecidos Orizaba-Córdoba, explica que la familia del médico acudió con ellos a los tres días de la desaparición para pedirles ayuda en la difusión de imágenes y fichas con sus datos.

“Empezamos a ver qué se había hecho y qué no por parte de las autoridades. Y lo que vimos fueron muchas omisiones, muchas excusas”, recalca en entrevista telefónica con el periodista Manu Ureste.

“Por ejemplo -añade-, como el doctor desapareció en Nochebuena, nos decían que era tiempo de vacaciones y que no había suficiente personal para hacer una búsqueda rápida”.

“La desatención en la Fiscalía de Córdoba fue terrible”, subraya por su parte Elías Abad, que junto a su madre, la señora María Isabel Ventura, hermana del doctor, convocaron en enero y febrero ruedas de prensa para exigir públicamente avances en la investigación, luego de que la fiscalía cordobesa se desistiera del caso sin ofrecer resultados en dos meses.

Ante las protestas, la carpeta pasó a Xalapa y allí permaneció sin novedad hasta que una noticia resultó la clave inesperada del caso.

Saqueaba

casa de víctima

En apariencia se trató de un robo, uno de tantos. La policía municipal recibió un llamado alertando que en la ex hacienda de Jalapilla, un extraño había entrado a la casa de uno de los vecinos. Los policías acudieron al lugar y detuvieron en flagrancia a un hombre que se disponía a robar artículos de valor del inmueble.

Tras la captura, el detenido confesó que había entrado a la vivienda con la llave del dueño de la casa, a quien él y otros presuntos agresores habían asesinado la noche del 24 de diciembre.

Además, confesó que el cadáver se encontraba a tan sólo unas cuatro cuadras de la casa, en una vivienda que el grupo criminal rentaba en la comunidad de Novillero Chico y que utilizaba como cementerio clandestino.

Tras la confesión, elementos de la Fiscalía acudieron a la casa-fosa y allí, a escasos metros de profundidad bajo una capa de concreto, encontraron un cadáver. Las pruebas periciales confirmaron que se trataba del doctor Roberto Ventura Zepeda.

A partir del hallazgo y luego de un largo periplo de pruebas de ADN, reconocimiento de los restos y trámites, el cuerpo fue entregado a sus familiares el martes 6 de julio. Y dos días después fue sepultado. Sin embargo, Elías Abad señala que para él y su madre aún falta mucho por investigar en este caso.

Viven con miedo

“Tememos por nuestra integridad, porque no sabemos quiénes son las personas que hicieron esto -apunta Elías-. La Fiscalía aún tiene que esclarecer este homicidio, porque para nosotros está claro que es un homicidio, ya que en el acta de defunción queda asentado que mi tío fue ahorcado canallamente”.

El pasado martesse llevó a cabo un homenaje póstumo al doctor Ventura en el Hospital Regional donde el personal, así como amigos y familiares, honraron una larga carrera de servicio y atención.