Piden justicia para Jonathan y Eduardo

Efraín Hernández

El Mundo de Córdoba

Al externar que el hecho “trágico y terrible” de la muerte de los niños Jonathan y Eduardo le causan “mucha indignación y sorpresa”, el obispo Eduardo Carmona Ortega pidió a autoridades, “especialmente a las estatales” actuar pronto, ya que “la justicia si no es expedita no es justicia”.

El Obispo recibió a familiares y amigos de las víctimas, que ayer marcharon desde La Patrona, Ama-tlán hasta la Catedral donde les ofreció “una palabra de esperanza y aliento”, como un envío de Dios para “ungir su sufrimiento, su dolor y su tragedia”. “Queremos que sientan la cercanía del Obispo y de la Iglesia”, dijo.

“Hace nueve días que nos arrancaron una parte de nuestra vida y de nuestro corazón; de manera artera fueron asesinados dos pequeños con sueños y esperanzas”, dijo una de las madres de los niños.

Los participantes de la marcha vestían de blanco y portaban carteles exigiendo justicia; al llegar a Córdoba se dirigieron a la Catedral, donde fueron recibidos por el Obispo.