¡Claman justicia!

Antonio Arragán

El Mundo de Córdoba

Amatlán.- Pobladores de la región exigieron seguridad y justicia mediante una caravana que realizaron para recordar  a Eduardo y Jonathan, los niños asesinados cuando lavaban una camioneta. Los participantes se congregaron en la parroquia de la comunidad La Patrona, recorrieron las carreteras de Amatlán y Peñuela hasta llegar a Córdoba, donde marcharon con rumbo a la Catedral donde sostuvieron una reunión con el obispo a quien pidieron orar por los menores.

Madres de familia de las víctimas, Luz María y Santa Beatriz Aguilar Gonzalez, durante la marcha dieron a conocer un comunicado donde agradecieron el respaldo de la población que se unió a los movimientos que encabezaron recientemente, pero lamentaron la falta de ayuda gubernamental, debido a que no hay avances en las investigaciones.

Vestidos de blanco, con pancartas y veladoras recorrieron la región a través de un movimiento pacifico donde portaron cartulinas con leyendas que reprueban los hechos violentos y señalan: “Eran niños inocentes, justicia para Eduardo y Jonathan, queremos paz social para el pueblo”, decían los letreros  que portaban los manifestantes durante la marcha pacífica.

Algunos de los que participaron en el movimiento, señalaron que es una forma de no quedarse callados ante las arbitrariedades cometidas en contra de la familia que perdió a los dos menores durante los hechos violentos que enlutaron a la comunidad La Patrona y se unieron a la marcha pacífica con la finalidad de que el Gobierno del Estado no dé carpetazo al asunto.

La marcha en la que participaron también pobladores de los municipios de Cuichapa y Coetzala se realizó horas previas al levantamiento de cruz de los menores asesinados, de acuerdo a quienes participaron en el movimiento, aseguraron que a través de movilizaciones pacíficas levantarán la voz para evitar que quede impune el asesinato de Eduardo y Jonathan, pues se trató de un caso que debe marcar un parteaguas para sancionar a los responsables.

Al llegar a Córdoba, las madres de los niños que perdieron la vida se reunieron en la Catedral con el obispo Eduardo Carmona a quien pidieron por el eterno descanso de las víctimas y entregaron un comunicado de cómo ocurrieron lo hechos.

”Con profunda indignación exigimos que los responsables sean castigados que se garantice a la sociedad veracruzana que ningún menor más, que ninguna familia más sea lastimada de esta forma vil y ajena a todos los protocolos, para la protección, la seguridad y la vida de la población, exigimos asimismo que las corporaciones policiacas sean devueltas a los cuarteles hasta que se garantice su formación y acreditación de controles de confianza”, dice parte del comunicado, después la caravana regresó a la comunidad La Patrona.