UV y BUAP: Dos elecciones para Rectoría

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Jesús Víctor García Reyes*

Con gusto abordamos este tema que nos interesa a muchos. En dos importantes universidades de México habrá cambio de rector. Una es la Universidad Veracruzana (UV) y, la otra la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

Los dos rectores tomarán posesión de su cargo en el mes de septiembre. Por ello hacemos un breve análisis de las semejanzas y diferencias del proceso de elección, mismo que define, en muchos aspectos, el grado de desarrollo democrático de cada una de ellas.

La UV tiene por costumbre, elegir su rectora o rector, por mediación de una “Junta de Académicos” (creo son once), es decir un grupo de notables, analiza currículum profesional de cada uno de los aspirantes al cargo. Toma una decisión y la presenta a la comunidad académica (profesores, estudiantes, investigadores), y por supuesto, al Consejo Universitario.

Por su parte en la BUAP, el proceso inicia con el registro de aspirantes a la rectoría, ante una Comisión Electoral (CE), integrada por universitarios, designados por sus facultades (alumnos y profesores), con total paridad. Los candidatos se registran por planillas y, a partir de la fecha establecida por la CE inician sus campañas en el interior de los campus universitarios, es decir recorren facultades, visitan salones de clase, hacen reuniones en los auditorios, exponen su programa académico y de gobierno de la universidad, durante un plazo corto, de 15 o 20 días.

Lo anterior con el fin que toda la comunidad universitaria se entere y pueda definir, con su VOTO, al que los haya convencido con su programa de trabajo académico y de investigación. El día de la elección, se colocan mesas de votación por cada facultad o centro de investigación. El resultado se da a conocer de inmediato (casi siempre a media noche o madrugada siguiente) y, se informan los resultados al Consejo Universitario (que hace las funciones de parlamento académico), para su consideración oficial.

En la BUAP no hay “Junta de Notables” (ni internos ni externos), son los investigadores, profesores y estudiantes acreditados en las listas electorales) los que votan, deciden quién será el o la persona que ostentará el cargo de rector por periodo de 4 años, con posibilidad de reelección (siguiendo el mismo proceso).

En la UV, la decisión la toman unas cuantas personas, seguramente de indudable formación académica y profesional (cómo en la BUAP). Nada más que en la UV, por más demostraciones que se hagan de qué, se informa a la comunidad en general sobre los proyectos de los aspirantes al cargo, la comunidad universitaria NO toma directamente la decisión de VOTAR por su rectora o rector. Se pueden argumentar cientos de cosas a favor o en contra de este o aquel proceso de elección, lo que queda claro es que en la UV, investigadores, profesores y estudiantes quedan al margen de la elección. Sólo esperan el resultado (auscultación) de la “Junta Académica”, sin posibilidad de intervención alguna. No digo que un procedimiento sea mejor que otro, los dos tienen sus ventajas y contradicciones. Nada más que el de la UV, se muestra excluyente y el de la BUAP incluyente y, esto es muy importante, aún en recintos del saber universitario (no por ser universidad se debe negar la participación democrática de su comunidad, eso de ninguna manera tiene justificación racional), por tanto, sus universitarios, todos, sugerencia aparte, deben poner atención en este punto. Analizar y actualizar los procesos de elección de las señoras rectoras o rectores.

Usted que piensa atento lector sobre este tema de actualidad en Veracruz.

*Politólogo (UNAM). Sociólogo (BUAP). Administrador Público (INAP).

[email protected]