Lo absurdo de la consulta de agosto

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Por: José Miguel Cobián

Cuando el Presidente decidió someter a consulta un juicio contra expresidentes, tenía en mente los beneficios electorales, quería que la consulta se realizara en la misma fecha que las recientes elecciones.Los partidos de oposición lograron que la consulta se realizara en fecha diferente de las elecciones, y sometieron a consulta con la Suprema Corte de Justicia el texto de la pregunta.  Como resultado, tenemos un absurdo jurídico que convertirá a México en el hazmerreír de la comunidad internacional, una vez más.  México se va a exhibir como república bananera, con una ciudadanía ignorante y seguramente distante de los absurdos creados desde el poder político.

Basta saber que la consulta costará más de 500 millones de pesos, que se realizará con pocas casillas, es decir, no serán las mismas que hubo para la elección, y que su resultado será vinculante si vota cuando menos el 40% del padrón electoral o más, lo cual dudo mucho que se logre.  Y ahora para regocijo de los juristas extranjeros, transcribiré el texto de la pregunta:

“¿Estás de acuerdo en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”

De inicio el texto no le dice nada a la mayoría de los habitantes de un país en el cual la comprensión oral y escrita es mínima.  Seguramente el 80% de los mexicanos que acudan a votar, no van a comprender que es lo que están aprobando, porque la respuesta del SI será abrumadora. Así que de entrada se puede considerar una consulta  a ciegas, en la cual se votará por apoyar al presidente, y no porque se entienda lo que se está aprobando, y con ello, daremos muestra de que la voluntad popular en México no existe, y sólo depende de la voluntad del poderoso en turno.

Pregunta si estás de acuerdo en llevar acciones pertinentes… Obvio que cualquier acción pertinente genera un acuerdo general. En el diccionario Word Referente, una acción pertinente se define como: ¨Que pertenece o se refiere a una cosa: solo hablamos de lo pertinente a la compra de acciones. Que viene a propósito o procede: para solicitarlo debe rellenar las instancias pertinentes.¨ Es decir, cumplir las acciones que se deben cumplir, acciones que proceden…  Desde esta lógica, no se necesita consultar realizar algo que se debe de hacer.

En seguida plantea la pregunta que esas acciones pertinentes serán llevadas a cabo con apego al marco constitucional y legal.  Lo cual es una tontería absoluta, ya que esas acciones serán llevadas a cabo por el gobierno que debe apegarse a dicho marco.  Es decir, sobra ese texto, el gobierno está obligado a circunscribir sus acciones dentro del marco legal y constitucional, salvo que se pretenda al final responder que ya prescribieron los delitos de los cuales se pudiera acusar a quienes tomaron decisiones políticas, y por lo tanto ya no se les puede juzgar por ello.

A partir de ahí la república bananera de México se exhibe en toda plenitud.  El objetivo será esclarecer decisiones políticas, tomadas en años pasados, por actores políticos. Bueno, las decisiones políticas solo son tomadas por actores políticos.  La referencia a años pasados, nos puede llevar cuando menos a la decisión de someter a los aztecas, que los llevó a construir uno de los imperios más sanguinarios en Mesoamérica, o la decisión de los reyes católicos para financiar a Cristóbal Colón, o Hernán Cortés, y de ahí hasta nuestros días. Como no hay límite de tiempo, podemos “esclarecer” cualquier decisión política tomada en años pasados.  Quizá incluso la decisión política de cruzar el estrecho de Bering en la última glaciación siguiendo las manadas de animales de caza.

Garantizar justicia y derechos de posibles víctimas de las decisiones políticas es lo único razonable de la consulta, pero se vuelve irracional ya que las obligaciones del estado no se consultan, simplemente se cumplen. No están sujetas a la voluntad popular o  a una consulta. El gobierno actual pronto cumplirá tres años de ejercicio, y éste párrafo lo exhibe como un gobierno omiso en garantizar justicia y derechos de sus gobernados.   Es la aceptación tácita de que el presidente y su gobierno no han cumplido con la Constitución ni con las leyes que de ella emanan.  Está esperando que el pueblo le diga mediante una consulta que cumpla con lo que protestó (prometió) cumplir el día de su toma de protesta.

Como la consulta habla de garantizar justicia y derechos a posibles víctimas, se puede convertir en un balazo en el pie para la actual administración.   Muchos mexicanos consideran que muchas víctimas de la pandemia pudieron haberse salvado si la decisión política hubiera sido hacer pruebas, promover el cubrebocas y aplicar a la brevedad vacunas a toda la población. Hoy sabemos que muchos contratos de vacunas no se concretaron de manera oportuna, y conocemos perfectamente el fracaso en el manejo de la pandemia por parte de las autoridades de salud. López Gatell será juzgado junto con su jefe el presidente.

Si consideramos que una decisión política llevó al desabasto de medicamentos, seguramente habrá víctimas mortales, lo cual lleva a juzgar a la responsable en su momento de llevar a cabo la decisión de modificar el esquema de compras, y a su jefe directo. Raquel Buenrostro será juzgada junto con el presidente.

El desabasto de gasolina a principios del sexenio, debido a una decisión política generó víctimas y violación de derechos.  Rocío Nahle y el presidente serán juzgados por ello.

La decisión de no combatir al crimen organizado, que ha llevado las cifras de muertos a niveles no vistos  en cien años en México, llevará a Durazo, a Rosa Icela, y al presidente a juicio.

Podría seguir, con un largo etcétera, pero mejor te preguntaré si aplicará también para los dos primeros años de este sexenio.

www.josecobian.blogspot.com                

[email protected]                      

@jmcmex