Deja que se ejercite

Mary Chuy Rodríguez

El Mundo de Orizaba

 

Es muy común oír hablar sobre los beneficios del deporte para los niños; pero, ¿Sabes cómo acercar a tu hijo a las prácticas deportivas?

Como padres, tenemos la responsabilidad de ofrecerles a nuestros hijos las mejores herramientas para su desarrollo físico y mental, y el deporte es excelente para ello.

Así que si quieres saber más sobre la importancia de estas actividades en el crecimiento de tu hijo, aquí te damos algunos datos e información que te serán de mucha ayuda, con ayuda de un experto en el tema.

Los niños en edad escolar, especialmente los pequeños, se encuentran en un momento de su desarrollo muy importante, tanto física como mentalmente. Así, como padres, debemos brindarles las herramientas adecuadas para cada etapa.

En el plano físico, el deporte y el ejercicio es lo que les permitirá mantenerse en forma y saludables. Además, podrán darle a sus músculos y huesos el entrenamiento necesario para su correcto crecimiento.

Tomando esto en consideración, es necesario que los niños tengan sesiones de ejercicio frecuentes y adaptadas a sus capacidades. Estas prácticas pueden hacerse tanto en casa como en los centros deportivos.

Sin embargo, siempre es recomendable hacerlas bajo la supervisión o consejo de un experto. De esta forma podremos garantizar que no le estaremos sobreexigiendo al niño y que lo llevaremos por el camino correcto en su desarrollo.

 

¿Cuál es el ejercicio ideal para los niños?

Los niños suelen mostrar mayor interés por los deportes o ejercicios de los que tienen mayor conocimiento o referencia. Así, las actividades que practiquen sus familiares o amigos probablemente serán sus favoritas.

Sin embargo, las actividades aeróbicas de resistencia son las mejores para ellos. Especialmente las que se encargan de desarrollar la fuerza muscular y la flexibilidad.

En este punto también es importante resaltar que todas las actividades físicas que realice el niño deben ser acordes con su edad.

Debemos evitar a toda costa que hagan movimientos o acciones que generen una sobrecarga osteomuscular, ya que estas podrían causar futuros padecimientos.

Teniendo esto en consideración, podemos mencionar que hay diferentes ejercicios y deportes especiales para cada momento del desarrollo del niño.

 

Ejercicio por edad

Menos de 8 años: Caminar, saltar, trepar y bailar. Todo tipo de juegos y ejercicios de psicomotrocidad, agilidad y equilibrio.

De los 8 a los 12 años: Esta es la edad perfecta para aprender diversos deportes. Son especialmente recomendados los que promueven la resistencia y la fuerza.

De los 12 a los 14 años: Prácticas deportivas con mayor frecuencia y exigencia. También se puede incentivar la participación en competencias que lo mantengan motivado.

Más de 14 años: Esta es la edad adecuada para iniciar entrenamientos especializados. Incluso, se pueden conducir a prácticas enfocadas en el desarrollo profesional del deporte.

 

Consideraciones

No todos los niños están listos para hacer todo tipo de actividades. Es necesario brindarles una rutina de ejercicios adaptada a su cuerpo y mente.

Si como padres no tenemos experiencia o conocimiento con este tipo de prácticas, lo más recomendable es pedir asesoría a un experto. Este bien puede ser un médico o un profesor de educación física.

Tomando las medidas para avanzar al ritmo específico del niño, podremos evitar lesiones, desmotivación y malos hábitos. Igualmente, nos permitirá aprovechar al máximo los beneficios del deporte para los niños.

 

¿Cuáles son los principales beneficios del deporte para los niños?

El deporte realizado con frecuencia y dedicación brinda muchos beneficios a los niños. Y dependiendo de su edad, podrán obtener diferentes aprendizajes.

Uno de los aspectos más positivos del deporte es que las competencias y destrezas que aprende el niño puede usarlas en diversos aspectos de su vida.

 

Beneficios del deporte:

Más sociable

Favorece su salud

Creación de hábitos

Enseña a tener responsabilidades

 

El tiempo

En la actualidad cada vez es más común que los niños pasen largas horas frente al televisor o jugando videojuegos. Si estas acciones no son medidas o controladas, fácilmente se puede llegar a un punto donde la falta de actividad empieza a afectar la salud.