La Batalla de Córdoba

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Héctor Efraín Ortega Castillo

Conmemórase durante el mes de mayo, el primer Bicentenario de la muy célebre Batalla de Córdoba, también conocida como la “Batalla de la Casa Quemada”. Y refiérome a varios días del mes que está corriendo, ya que el día 21 (que le da nombre al Parque Central de la Ciudad de los Treinta Caballeros), en realidad ya no se disparó ninguna bala, no así los cinco días anteriores en los que efectivamente hubo una acometida entre las dos facciones que históricamente son reconocidas como los Realistas y los Insurgentes.

En realidad los insurgentes de 1821 unos meses antes eran realistas. Lo que ocurrió es que, proclamado el Plan de Iguala por Iturbide en febrero de ese año, quienes respaldaban la permanencia de Nueva España en la Corona ibérica, razonaron sobre la conveniencia de conformar un novísimo país y comenzaron a sumarse, en cascada, hacia el bando Trigarante (ni insurgente, ni realista). No todos compartieron la visión iturbidista y resistiéronse a traicionar al monarca español. En su mayoría no solo eran españoles, sino criollos, mestizos, afrodescendientes e indígenas que gustaban de ser gobernados por Fernando VII, enfrentándose a españoles, criollos, mestizos, afrodescendientes e indígenas que querían crear algo nuevo. Una guerra civil, vamos.

Córdoba a principios de 1821 aún se encontraba bajo el mando realista, lo mismo que Orizaba y el puerto de Veracruz. En abril, el Teniente coronel José Joaquín de Herrera fue derrotado en Tepeaca por el coronel realista Francisco Hevia, obligándolos a refugiarse en San Andrés Chalchicomula y después en Orizaba, donde buscaba mayor apoyo de los independentistas y, al no hallarlo, tomó el camino a Córdoba. En la villa corrióse el rumor de que Herrera se encontraba en Naranjal y comenzaron a tomarse las medidas necesarias de fortificación. Córdoba proclamábase independentista y sus habitantes estaban dispuestos a demostrarlo heroicamente.

Las hostilidades comenzaron el 15 de mayo temprano en la mañana, en que Herrera pidió al capitán Félix Luna fortificase el camino de Orizaba con un grupo de jinetes, pues venía en camino el terrible coronel Hevia, celebérrimo en la región como un militar cruel, al mando del Batallón de Castilla que pretendía recuperar Córdoba para el Rey. Luna no podría presentar sólida defensa y prefirió replegarse, teniendo como resultado que Hevia entrase a la Villa sin resistencia inicial. No obstante, habíanse ya levantado trincheras y Hevia, conocedor de Córdoba y su región (era comandante militar de la zona) empezó a derribar puertas en busca de los rebeldes. Cuéntase que entre las casas allanadas, tocóle la de don Antonio de Zevallos, quien amable, pero enérgicamente recriminóle su osadía.

No obstante, en la mañana del siguiente día (el 16) el Coronel Francisco Hevia cayó muerto de un tiro y a partir de ese instante, los realistas dejaron de disparar, cayendo en confusión. Mas luego reiniciaron el ataque, tomando el mando el coronel Blas del Castillo, quien acercóse a las trincheras enemigas y les prendió fuego, siendo sofocado inmediatamente. De esa acción derívase la famosa “Casa Quemada”, misma que actualmente ya no existe y es una plazoleta dedicada a la memoria de dicha batalla. Encuéntrase en la esquina de Avenida 5 y Calle 7.

Continuando la refriega, el 18 de mayo, procedente de Orizaba llega Antonio López de Santa Anna a reforzar a los trigarantes con 300 soldados de infantería y 200 de caballería. Las siguientes horas recrudecióse el fuego entrambos bandos, cada vez más a favor de los libertadores. El día 20, Herrera intimó a la rendición, pidiéndole tiempo para consultarlo con sus tropas el comandante Blas del Castillo. Nueva refriega en esa noche y parecía que nunca acabaría.

El día 21 amaneció y comprobóse que las tropas realistas habían evacuado la villa durante la madrugada. Semidestruida, la población de Córdoba salió a las calles a festejar la gesta que años después, en 1880, le diera el título de “Heróica”, habiendo protagonizado la batalla más importante de la etapa final de la Guerra de Independencia Mexicana.

[email protected]