‘Ser maestro en la Sierra, es un reto’

El profesor Elías Texcahua, da clases de primer grado de primaria en Acultzingo, señala que aún no conoce en persona a sus alumnos, pues la pandemia no lo ha permitido

Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba

Ciudad Mendoza.- El 15 de mayo de cada año se celebra el Día del Maestro, con fin de honrar a quienes han dedicado su vida a la formación de niños y jóvenes.

En México la conmemoración del Día del Maestro se debe al presidente Venustiano Carranza, quien en 1917 por iniciativa de los diputados Benito Ramírez y Enrique Viesca se decretó que el 15 de mayo se celebrara a los maestros.

La pandemia vino a modificar la actividad de los docentes, grandes retos implicó adaptarse, a pesar de esto, el amor a la docencia se manifiesta para encontrar formas de enseñanza.

Sin duda modificar la enseñanza tras el cierre de las escuelas, no ha sido nada fácil para los maestros, ya que se han tenido que valer de la tecnología que en las zonas serranas y rurales implica un reto mucho mayor.

A pesar de que la educación a distancia es más agotadora, hay maestros que hacen todo lo posible por que los niños que están en zonas remotas, sin acceso a la tecnología continúen con su educación.

Docente de la Sierra

El profesor Elías Texcahua Vera se formó como docente en la Universidad Pedagógica Veracruzana y posteriormente, continuó su capacitación en la docencia, cuenta con 26 años de trayectoria.

Ingresó al magisterio en 1995, Rancho el Zapote, en el municipio La Perla, fue la primer comunidad donde impartió clases.

Posteriormente fue transferido a la comunidad de Texmola muy cerca de Loma Grande, donde estuvo frente a grupo por 11 años.

Con el tiempo se le designó Acultzingo, lugar donde actualmente está impartiendo clases.

Son más de 11 años que ha estado impartiendo clases en este municipio, y desde sus inicios se le asignó el primer grado, a la fecha continúa haciéndose cargo de los grupos de primer grado.

“A mi me gusta mucho trabajar con los niños chiquitos, porque no tienen malicia, son muy tiernos, también he trabajado con grupos de niños ya grandes y pues ellos ya tienen otros pensamientos por eso me gusta más estar con los chiquitos, que son muy cariñosos”.

Su interés por dedicarse a la docencia surgió desde que él era muy joven, cuando acompañaba a sus comunidades a su hermana que también se dedica a esta profesión.

Proviene de una

familia de maestros

En la familia del maestro Elías, hay varios integrantes que se dedican a esta profesión, por lo tanto, es una fecha que se celebra en grande.

“Es una fecha muy importante el 15 de mayo para los docentes porque es el reconocimiento a nuestra labor”.

Aunque oficialmente el Día del Maestro en México fue establecido hace unos años, el profesor recordó un poco de la historia de esta fecha.

“En 1950 se instituye el Día del Maestro por un padre que se llamaba San Juan Bautista de La Salle, a pesar de ser sacerdote él se dedico a enseñarle a los niños de escasos recursos.

El papa Pío XII nombró a San Juan Bautista de La Salle, el patrono universal de todos los educadores un 15 de mayo pero de 1950.

El fin de la fecha surge por transmitir conocimiento a los niños, porque a nosotros los maestros nos consideran ‘todólogos’, pues el maestro, es psicólogo, doctor, cocinero, electricista, barrendero, en fin”.

Y es que en las ciudades es más común que el maestro cuenten con más apoyo, con herramientas, etc., a diferencia de los maestros que están en la zona rural.

“En la zona rural al terminar la clase, tenemos que limpiar y si nos quedamos en la comunidad tenemos que atender a los niños con rezago, tenemos que atender a los padres que llegan a pedir orientación”.

Destacó que es muy gratificante cuando los niño, con lo más humilde que tienen, llegan el Día del Maestro para reconocer el trabajo de sus maestros.

“El día del maestro llegan con galletas, con chocolates, con lo más humilde para recenocer nuestra labor y es muy bonito.

El año pasado por la pandemia, no fue posible pasar esta fecha con los niños, y se extraña esa convivencia, ese detalle tan bonito que tienen los niños con nosotros”.

Dificulta pandemia

labor del docente

Por la pandemia, el profesor Elías no conoce a sus alumnos, pues al atender al primer grado, los niños que tienen a su cargo egresaron del jardín de niños.

“Es un ambiente muy frío, yo no los conozco físicamente, sus caritas no las he visto pero aun así por medio de audios, de mensajes, videos, nos comunicamos y es muy bonito escuchar los mensajes que me mandan, me dicen ‘buenos días maestro, que tengas bonito día’.

El profesor Elías, después de las clases, impartía un taller de guitarra, lo que le permitía ser más cercano a los niños.

Reitero que no es fácil trabajar a distancia, ya que el contacto es muy importante, lo que se limita con el uso de medios digitales, de los cuales tuvo que echar mano para que sus alumnos continuaran con su educación.

“Junto con mis niños vemos las clases en la televisión que fue la indicación de parte del Gobierno, también les envío cuadernillos de actividades, les envío vídeos para reforzar los temas, es más trabajo ahora con la pandemia que anteriormente.

Acultzingo es un municipio con población de muy alta marginación, donde los servicios básicos como el agua y la energía eléctrica son aún carentes; ante la pandemia los padres de familia han hecho grandes esfuerzos para contar con la tecnología necesaria para que sus hijos puedan estudiar a distancia, a pesar de ello el maestro Elías tiene alumnos que no se reportaban ante la falta de medios digitales.

“Tengo algunos niños que no cuentan con los medios para la educación a distancia, en esos casos me di a la tarea de buscarlos y les llevo su material para que puedan trabajar y no tengan rezago en los conocimientos”.

No es lo mismo trabajar a distancia, la verdad se anhela regresar a las clases presenciales, se estraña esa cercanía con los niños”.