El derecho al trabajo, todo lo que necesitas saber

Las leyes constitucionales en México establecen que el trabajo es un derecho inherente del ciudadano. Ejercer una ocupación o profesión, no puede ser impedida a un ciudadano, salvo que involucre actos ilegales. Ahora bien, al hacer una solicitud de trabajo, es conveniente estar al tanto de cuáles son los derechos fundamentales que se otorgan a los mexicanos en materia laboral.

¿A qué se le conoce como derecho fundamental del trabajador?

Todos los mexicanos tienen derecho a un trabajo que les dignifique y sirva como medio para su sustento y el de su familia. Se consideran inherentes al trabajo, los beneficios de seguridad social y el salario que se percibe. Además de otros aspectos que contribuyen a dignificar al trabajador, como el acceso a capacitación, medidas de higiene y seguridad, entre otros beneficios de ley.

Cuando hablamos de los derechos fundamentales de un trabajador, hacemos referencia a un poder legislativo en vigencia, que agrupa todos los derechos que ofrece el Estado a un trabajador. Estos derechos no prescriben, no pueden negarse a la persona, ni el trabajador puede renunciar a ellos. Además, son universales, por cuanto deben ofrecerse a todos por igual, sin discriminación por origen ético, edad, condición social, sexo, u otros.

Estos derechos humanos son una protección para quienes realizan actividades laborales lícitas, con el fin de satisfacer las necesidades básicas personales y familiares. Ninguna autoridad pública puede vulnerar estos derechos. Más bien, debe velar porque se den las condiciones mínimas para que el trabajador cuente con un trabajo digno y bien remunerado. Además de fomentar la accesibilidad de los mexicanos a esta clase de trabajo.

¿Cuáles son los derechos fundamentales que gozas como trabajador en México?

Todos los trabajadores en México, tienen derecho a ejercer funciones en su puesto de trabajo por un período máximo de ocho horas al día. Cada seis días, el trabajador tiene el derecho a contar con un día de descanso como mínimo.

Tener acceso a un salario digno es otro derecho fundamental. La remuneración de un trabajador debe ser suficiente para que pueda cubrir las necesidades básicas de una familia promedio. Esto implica que pueda costear alimentación, vivienda y la educación básica y obligatoria de sus hijos. Además, este salario debe ser igualitario, no importa la nacionalidad, edad o sexo de los trabajadores.

En cualquier empresa, los trabajadores tendrán el derecho a pertenecer a una asociación de trabajadores o sindicato, que busque velar sus intereses laborales. Por otro lado, todos los ciudadanos mexicanos que trabajan en el país, gozarán de las utilidades de las empresas.

Además de estos derechos personales para cada trabajador, existen derechos fundamentales colectivos laborales. Esto implica: derecho a asociarse en libertad, a participar en huelgas, a acceder a contratos colectivos y el derecho a la autonomía laboral.

No es posible hablar de derecho fundamental laboral, sin mencionar el derecho a permanecer en un puesto de trabajo. Y también, a la indemnización del trabajador cuando ocurre un despido sin justificación válida. Estos son derechos que se gozan como trabajador, y que al solicitar una vacante profesional, resulta imprescindible conocer