Feliz, tras recibir la segunda dosis

Carmen Lara 

El Mundo de Orizaba

A pesar de que la pandemia le quitó a su hermana, María Magdalena Castro López, acudió el día de ayer al mercado Cerritos para recibir la segunda dosis de su vacuna contra el Covid-19, pues sabe que es indispensable cuidar su salud.

Ella comparte que desde que la pandemia inició, sus hijos la resguardaron en su hogar, estando todo el tiempo bajo los cuidados de sus nietos e hijos, pues por su edad sabían el riesgo que corría. 

Sin embargo, después de recibir su segunda vacuna, ella se siente muy tranquila y mucho más segura, por lo que invita a todos los abuelitos a que acudan el día de hoy y mañana a sus sedes correspondientes.

María Magdalena Castro López tiene 79 años, ella es madre de 5 hijos, y durante toda su vida se dedicó a trabajar en la costura, creando prendas hermosas que le ayudaron a salir adelante. 

Actualmente ya no hace ningún tipo de actividad por su edad, sin embargo, ella es una abuelita muy feliz, pues en todo momento y su hija y nieta la cuidan, como en su momento ella lo hizo con ellas. 

Para su nieta, Magdalena Suárez Valdés, acompañar a su abuela al módulo de vacunación, fue un momento muy importante y admite que siente una mayor tranquilidad porque a pesar de que su abuela estuvo aislada, muchas veces estaba la incertidumbre de que ellos salían al mercado a comprar todo lo que necesitaban y la podían contagiar.