En ‘ruinas’ escuelas serranas

Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba

Ante el anuncio del Gobierno federal de regresar a las aulas en este mes, hay un problema a resolver, pues no sólo las escuelas de las ciudades y zonas urbanas están en malas condiciones, en la Sierra los planteles están en peores condiciones, pues en algunas las canchas “han desaparecido” al cubrirse de maleza y montículos de tierra.

Y es que antes de que se regrese a las clases presenciales, se dio a conocer que las escuelas deben estar limpias, sanitizadas y además deben contar con agua y sanitarios funcionales.

Recientemente la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) a nivel nacional dio a conocer los resultados de la consulta nacional sobre el regreso a clases presenciales, que se aplicó del 12 al 18 de abril, a 18 mil 86 maestros de todo el país, en donde la mayoría refirió que no hay condiciones para retornar a las aulas.

Señalaron que 4 de cada 10 escuelas no tiene agua potable para el lavado de manos, 3 de cada 10, no tiene drenaje y 7 de cada 10 maestros refiere que corre riesgo de contagio al traslado a su centro de trabajo.

Por otra parte de que se deben de respetar los protocolos, donde desde casa el padre de familia debe vigilar que su hijo no tenga gripe o tos, ese sería el primer filtro, el segundo sería en la escuela, a la entrada donde otra vez los checarán y el tercero a la entrada del salón. Si después de esos filtros, se presenta algún síntoma, el maestro lo tiene que reportar.

Sin embargo, en la Sierra el regreso a las aulas se torna complicado, pues durante todo el tiempo de pandemia tanto maestros como padres de familia han limitado las visitas a los planteles, lo que ha permitido que la maleza crezca.

Ante el posible regreso a las aulas, padres de familia consideran que las autoridades educativas primero deben intervenir para que éstas reciban el mantenimiento necesario.