Veracruz sigue en primeros lugares de violencia electoral

AVC

Xalapa, Ver.- Veracruz es el estado más mortífero para políticos durante el actual proceso electoral, pues se ubica en el primer lugar nacional en cuanto a asesinatos, con 13; le sigue Guerrero también con 13, Morelos y Guanajuato con 10 asesinatos cada uno y Oaxaca con nueve.

De acuerdo con el tercer informe de violencia política en México, elaborado por Etellekt, desde el inicio del actual proceso electoral en septiembre de 2020 al 31 marzo de este año en el país han sido asesinados 65 políticos, 20 de estos aspiraban a puestos de elección popular. Además, se han registrado 262 han sufrido agresiones a nivel nacional.
“El 88 por ciento de los 65 políticos asesinados pertenecían al ámbito municipal y de los 20 aspirantes que perdieron la vida, 15 competían por alcaldías y dos por regidurías”, señala.

En el caso de Veracruz es el estado a nivel nacional con más asesinatos de políticos opositores al actual Gobierno, con nueve, que se suman a cuatro de los crímenes que han sido cometidos contra políticos considerados como “oficialistas” por ser del partido del Gobernador.

El informe destaca el asesinato del aspirante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la presidencia municipal de La Perla, José Melquíades Vázquez Lucas, ocurrido el pasado 5 de marzo, a unos días de que se anunciara la estrategia federal de protección en contexto electoral por parte de la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez Velázquez.

Hay que recordar que Vázquez Lucas fue asesinado a balazos cuando se encontraba en su automóvil, frente al Palacio Municipal de Mariano Escobedo; en el ataque también resultó herida su esposa.

Otros casos

El 31 de octubre en Veracruz se registró el asesinato de Manuel Dimas Cristóbal, aspirante a alcalde de Tierra Blanca; un hombre armado ingresó en la Casa Rosa, sede de una asociación civil de la colonia centro, le disparó en tres ocasiones.

El 11 de noviembre de 2020, la alcaldesa de Jamapa, Florisel Ríos Delfín fue asesinada en la localidad de Ixcoalco en Medellín de Bravo; horas antes un comando armado la habría secuestrado al salir de su domicilio.

El 13 de diciembre de 2020, el ex alcalde de Tehuipango y diputado local suplente por Zongolica, Domingo Panzo Tecpile, fue asesinado en su negocio de venta de ropa; murió baleado.

El 11 de febrero de este año fue asesinado Gilberto Ortiz Parra, aspirante de Morena a la presidencia municipal de Úrsulo Galván. El ataque ocurrió en el municipio de Puente Nacional cuando circulaba en su camioneta sobre la carretera federal Matamoros-Puerto Juárez.

Cuatro días después, el 15 de febrero fue asesinada la precandidata de Morena a la presidencia municipal de Cosoleacaque, Carla Enríquez Merlín y su madre Gladys Merlín, ex diputada local y ex alcaldesa.

Ese día también fue asesinado el regidor del Ayuntamiento de Sayula de Alemán, Saúl Héctor Vázquez Vázquez; fue acribillado por un comando armado que lo agredió afuera de las oficinas del PRI en ese municipio.

Las cifras nacionales

Además, de las 145 víctimas que perdieron la vida a nivel nacional, entre políticos asesinados y 80 servidores públicos sin militancia, Veracruz concentra el 13.8 por ciento con 20 casos.

A nivel nacional han sido asesinados 13 priistas, 11 morenistas, 10 perredistas, nueve panistas, seis del Partido Verde Ecologista de México, cuatro de Movimiento Ciudadano, y cuatro más de partidos locales; mientras que tres políticos asesinados eran considerados como independientes. Además, el Partido del Trabajo, Redes Sociales Progresistas, Nueva Alianza, Fuerza por México y Partido Encuentro Social, reportan un asesinato cada uno.

La coalición PAN, PRI, PRD acumula 32 de los 65 asesinatos, lo cual representa el 49 por ciento de los casos y los partidos que integran la alianza oficialista “Juntos Haremos Historia, suma un total de 18 políticos asesinados; es decir, el 28 por ciento del total.

El informe agrega que se tienen reportados 13 asesinatos de políticos asesinados en Veracruz, a los que se suman los siete homicidios contra servidores públicos sin militancia partidista o aspiraciones políticas en el actual proceso.

Sobre las cifras a nivel nacional, de las 262 agresiones en contra de políticos, hubo 241 víctimas; 65 políticos asesinados, de los cuales nueve eran mujeres; 20 aspiraban a puestos de elección, 17 hombres y tres mujeres.

Advierte que 17 de los 20 aspirantes que perdieron la vida en estos ataques, fueron asesinados por comandos armados, lo que representa el 85 por ciento del total de casos. Dos aspirantes más perdieron la vida a manos de pistoleros solitarios y un precandidato a una diputación local por el distrito 1 de Nuevo León, perdió la vida a manos de asaltantes en la ciudad de Monterrey.

El 45 por ciento de estas 262 agresiones se cometieron con arma de fuego, en 29 entidades y 199 municipios del país; a ello se suma que se registraron también 76 víctimas de amenazas y 18 políticos fueron privados ilegalmente de su libertad, de los cuales 16 fueron liberados, uno perdió la vida a manos de sus captores; se trata del alcalde de Temósachic, Chihuahua.

El informe detalla que hay 13 víctimas de homicidio doloso en grado de tentativa, seis presentaron heridas por arma de fuego; el 79 por ciento de las 262 agresiones se dirigieron contra autoridades electas o aspirantes a cargos de elección de este nivel de gobierno, así como a militantes y dirigentes partidistas de comités directivos municipales.

Con los datos anteriores, Etellekt advierte que el actual es el segundo proceso electoral federal concurrente más violento desde el año 2000; en primer lugar se ubica el proceso electoral de 2018, con 61 políticos asesinados.