Me quemó, se rió y dijo que lo merecía: mujer agredida por expareja en Veracruz

AVC

Veracruz, Ver.- “Él agarró, se rió y me dijo que me lo merecía por puta”, narra Gladys de 44 años de edad, quien hace unos días fue quemada con comida que estaba en la estufa hirviendo por su expareja.

En entrevista con XEU, la mujer originaria del municipio de Ángel R. Cabada, Veracruz, afirma que sostuvo una relación sentimental con Leonardo Rafael “N”, quien el 30 de enero también la agredió.

En aquella ocasión la golpeó en la cabeza y parte del cuerpo, pero además le pegó en la frente a su hijo de nueve años de edad con un machete; él le quería dar un planazo al niño y yo metí la mano”.

Desde el 30 de enero hasta el 3 de febrero tuvo que “dar vueltas” para que la Fiscalía General del Estado en San Andrés Tuxtla le tomara la denuncia, la remitiera con un médico legista y la revisara a ella y a su hijo.

“Él (agresor) vivía conmigo, pero a partir de esa fecha que yo lo denuncié yo me retiré totalmente de él” para cuidar de su integridad y del menor que ha tenido que tomar terapias psicológicas.

Sin embargo Gladys continuó siendo blanco de acoso; en reiteradas ocasiones el sujeto se metía a su casa para romper focos, arrancar telas mosquiteras de las ventanas e intentar introducirse a su habitación.

Cada una de las agresiones fue notificada a la Policía pero le respondían que no podían proceder contra él porque necesitaban sorprenderlo en flagrancia para detenerlo y remitirlo.

Así transcurrieron los meses hasta que el fin de semana pasado Leonardo Rafael ingresó a su domicilio cuando ella estaba preparando la comida, primero la insultó, después la golpeó y la hirió en la pierna con un cuchillo.

“Estaba yo haciendo comida porque mi hijo me había pedido unas enchiladas, estaba haciendo mole, pero como vivo sola con mi niño hago muy poca comida, solo lo que nos vamos a comer, era un sartén pequeño pero sí estaba hirviendo ya, y fue que me lo aventó encima”.

La comida caliente le cayó en el cuello y parte del rostro, afortunadamente, dice, su cabello largo evitó que le provocara secuelas mayores, además de que se limpió rápidamente, pero el daño físico es muy notorio.

No conforme con quemarla, los insultos siguieron porque “en el momento no se fue”; su hijo salió corriendo para buscar auxilio, cuando regresó con su familia y la policía el agresor ya había huido.

Hasta el momento Leonardo Rafael no ha sido detenido, “no le han hecho nada” por lo que ella teme por su vida y la del pequeño. Las autoridades no han dado respuesta.

Fuente: Joel Cruz/XEU Noticias