Dulzura y encanto

Laura Arely

El Mundo de Orizaba

 

Alegría, entusiasmo e infinidad de emociones llegaron para la querida Regina Romero Díaz al celebrar el gran día de sus quince años, un acontecimiento que espero por mucho tiempo y que se hizo realidad este fin de semana con la presencia de su familia y seres queridos.

Regina llegó a la iglesia de Nuestra Señora del Carmen para celebrar la liturgia con el padre Antolín Castelán, quien le dedicó unas bellas palabras ahora que comienza esta etapa en su juventud, para después entrar en oración con Dios y rociar en sus manos y cabeza un poco de agua bendita como signo de bendición.

Sus queridos padres, Nelly Díaz Flores y Enrique Romero estaban felices y orgullosos de ver a su hija convertida en toda una señorita y lucir como una princesa, con un majestuoso vestido brillante color rosa, con una bella corona de piedras brillantes que ella misma eligió. En su momento su madrina Patricia Gómez Rivas le obsequió la bendición comprometiéndose a guiarla en este camino de la vida. Al término de la ceremonia comenzaron las fotos para tener unas imágenes que quedarán como un hermoso recuerdo.

Momentos después Regina se trasladó a una elegante e íntima recepción, donde realizó su entrada triunfal ante todos los invitados y que la felicitaron con gran cariño.

La tarde transcurrió con un delicioso banquete, música, diversión y muchas sorpresas, y la felicidad fue mayor para esta hermosa quinceañera quien fue llenada de obsequios y buenos deseos por su gran debut.

¡Muchas felicidades!