Zapata después de Zapata

Ramón Rocha Manilla*

“Lo propio del saber no es ni ver ni demostrar, sino interpretar”
M. Foucault

La construcción del mexicano tuvo su esplendor en la reconstrucción nacional después de la Revolución. Es en la pacificación, cuando las élites del poder rescatan la imagen de sus próceres, aunque esa élite revolucionaria sobreviviente los haya asesinado. La construcción del mexicano y la mexicana a partir del revolucionario se expresa en la música, el folclore, el cine, la radio y la televisión. De esta forma, la bravura, gallardía, arrojo, valentía junto con la promiscuidad, poliginia (tener varias mujeres), y violencia construyen las masculinidades de los nacidos en la “generación silenciosa” (los nacidos en los años veinte y treinta del siglo XX), la “generación Baby Broomer” (los nacidos en los años cuarenta, cincuenta y hasta mediados de los sesenta), hasta la “generación X” (los nacidos de finales de los sesenta hasta fines de los ochenta).
Citando algunas ideas de mi querido maestro Benno de Keijzer, investigador de la Universidad Veracruzana, y del Socólogo Héctor Rivas, decimos masculinidades a las formas de ser hombre, lejos de una predisposición genética (que en apariencia parece), son productos sociales que provienen de pedagogías culturales, de mensajes, presiones ideológicas a partir del físico de ser hombre, basados en sus órganos reproductivos, convirtiendo anatomías masculinas en hombres culturalmente masculinos.
De acuerdo a esas masculinidades, se definen otras formas que inconscientemente definen a la mujer y a las diversidades sexuales. Por ello la construcción de Zapata representó la masculinidad que se debía replicar en el mexicano a lo largo del siglo XX.
Anécdota interesante me contó mi querido maestro y director de cine experimental Sergio Tinoco (1921-1990) al referir una diferencia que tuvo el Emilio “el Indio” Fernández con el actor Pedro Armendáriz en la cinta “Enamorada” filmada con María Félix, en la cual interpretó al general José Juan Reyes, un mandatario zapatista encargado de tomar pacíficamente la ciudad poblana de Cholula. En una de las escenas, Armendáriz se niega a decir un diálogo del guion el cual le pedía decir “me llegaron por atrás” para explicar un ataque sorpresa. De acuerdo a la anécdota, don Pedro se negó y pidió cambiar ese diálogo por que sonaba a albur, desde luego, refiriendo a la intocable masculinidad.
Se han cumplido dos años de la polémica pintura titulada “La Revolución”, realizada por el pintor Fabián Cháirez. Esta obra que muestra un Zapata afeminado es una expresión que atenta contra el machismo reproducido históricamente a la imagen del Caudillo del Sur. Recientemente, hace un año, el grupo actoral brasileño “Porta dos fundos” (la puerta de atrás) sacó su película “Especial de Natal“ (Especial de Navidad) en la cual parodia sobre la sexualidad de Jesús, situación que levantó los ánimos represores contra la empresa Netflix solicitando por miles de firmas la censura a esta cinta.
Estos hechos, pero regresando al caso Zapata, nos ofrece una idea: que la masculinidad, que alimenta el modelo patriarcal (aquel por el cual se ha levantado el movimiento feminista contra él por la opresión a la mujer desde el inicio de la civilización) se encuentra en crisis. Este 10 de abril conmemoraremos los 102 años del asesinato de nuestro revolucionario y con ello el crecimiento a su interpretación a su sentido rebelde. Si bien Zapata, el caudillo, no se levantó directamente contra el modelo patriarcal, su imagen ha sido tomada por las nuevas corrientes revolucionarias para contradecir los sistemas opresores, en este caso, el patriarcal bajo la interpretación de Cháirez.
La imagen de Emiliano Zapata no cae cuando se le toma para agendar nuevas luchas contemporáneas, pues el modelo colonial de explotación sin duda es uno de las consecuencias del modelo patriarcal, y si este ha despojado a indígenas y campesinos de sus tierras, posicionando a lo masculino como fuente del poder de dominación, el tomar a Zapata para otras luchas sociales que critiquen el colonialismo es válido.

* Médico e investigador, Diputado por el XX Distrito local Orizaba