¡Gracias por la cosecha!

La Viuda del Café es un ritual que consiste en agradecer a la madre tierra por la cosecha de café, así como pedirle que la siguiente temporada sea igual o mejor… todo desde el corazón de Zongolica

Carmen Lara

El Mundo de Orizaba

Zongolica.- Para la familia Mazahua Domínguez preservar sus raíces, identidad y cultura, es una de las cosas más importantes, pues admiten que está es la mejor herencia que le pueden dejar a las futuras generaciones de esta familia.

Es por ello que, siguiendo las costumbres de sus padres, Ignacio Mazahua Amador y Caritina Dominguez Choncoa, realizaron uno de los rituales más importantes que existen en la región de las altas montañas, “La Viuda del Café”.

Este ritual consiste en agradecer a la madre tierra por la cosecha de café, así como pedirle que la siguiente temporada sea igual o mejor, pues este es el sustento de las familias en la sierra.

El ritual

Para realizar este ritual, la familia Mazahua Domínguez, inicia con al menos dos días de anticipación, en los cuales preparan todo lo que van a necesitar para este gran día, que va desde la comida, el altar, así como el espacio donde celebrará la familia.

Posterior a ello, el día de la celebración, los cortadores de café acompañados de sus patrones, acuden al sitio donde se tiene sembrado el café.

Ahí se hace un pequeño Xochitlallis, donde le ofrecen comida y agua a la tierra que les ha permitido tener una gran cosecha.

Una vez realizado, la comadre o compadre de la Viuda del Café, procede a cortar ramas frondosas y cargadas de café, así como flores silvestres con las que arma un ramo, el cual será la viuda.

Después de ello, con todos los cortadores de café y los dueños, se procede a caminar entre las montañas para dirigirse a la casa de sus patrones donde la fiesta ya los espera.

Bienvenida
Al llegar la Viuda del Café al hogar, ahí ya la esperan los demás familiares, quienes la reciben con coronas de flores blancas, música de viento y un sahumerio.

Cada integrante de la familia pasa a bendecir la Viuda del Café y persignarse en señal de respeto, mientras bailan al compás de la música.

Cuando todos han bendecido a la Viuda del Café, está entra a la casa hasta llegar al patio, donde todos los integrantes de la familia y trabajadores bailan con la viuda.

Una vez que termina el baile, la comadre, procede a realizar la entrega de la Viuda del Café a los dueños de la cosecha del café, y son ellos quienes la colocan en el altar que ha sido designado para ella.

Celebración
Después de todo esto, la mesa los espera, donde comparten los alimentos, usualmente las familias brindan comida tradicional como mole, pollo de rancho y guajolote, acompañado de arroz, tortillas de mano y agua de sabor.

Este es un momento no solo de celebrar, sino también de compartir, pues los dueños del café agradecen con esta comida a todos sus trabajadores, quienes lejos de ir a cortar café también se vuelven parte de la familia.

Después de la comida, todos se disponen a disfrutar de la música de viento y marimba, pues es de recordar que este momento es de alegría total para las familias que agradecen la cosecha que les ha otorgado la madre tierra.

Generación

En esta ocasión los más jóvenes de la familia Mazahua Domínguez, decidieron recibir a la Viuda del Café con sus trajes tradicionales para bailar los sones de las Altas Montañas.

El baile

En esta actividad también bailaron los más pequeños de la familia, quienes con mucho orgullo portaban en sus manos las coronas de flores para Viuda del Café.

Hermanos

Los hermanos Ignacio, Eloy, Adolfo y Gil Mazahua Domínguez, relatan que este ritual sus padres lo hacían desde que ellos eran muy chicos.

Promoción

Y por ello, con el objetivo de seguir promoviendo los usos y costumbres en la familia, decidieron volver a su niñez realizando la Viuda del Café, así como recuerdan que sus padres lo hacían y les enseñaron.