Reanudan talleres en el Museo de Córdoba

Efraín Hernández
El Mundo de Córdoba

Después de haber estado un año sin actividades presenciales derivado por la contingencia sanitaria por covid-19 un grupo de niños regresó con gran ímpetu al primer taller del año denominado “Mandalas y Naturaleza” que fue impartido en el Museo de Córdoba, así lo dio a conocer la coordinadora académica María Obdulia Díaz Guadarrama
Con todas las medidas que recomienda la SecretarÍa de Salud, el Museo de la ciudad reabrió sus puertas para impartir uno de sus talleres que tiene como finalidad que los niños aprendan y se diviertan jugando y que mediante el dibujo puedan liberar el estrés acumulado.
En entrevista con Diario el Mundo, Díaz Guadarrama enfatizó que los padres de familia esperan lugares seguros donde sus hijos puedan estar tranquilos y, sobre todo, puedan aprender.
Destacó que los talleres que se impartirán en dicho recinto tienen como finalidad que los infantes puedan aprender valores, al igual que socialicen con otros niños y, sobre todo se relajen.
“El día de hoy ellos estuvieron en un espacio seguro, con la distancia adecuada, pero antes que comenzaran con su clase, se les dio un recorrido por las instalaciones para que las conocieran”, detalló.
También dijo que durante el recorrido se les explico cómo vivían nuestros antepasados ya que ellos poseían valores muy fuertes en el tema de la naturaleza.
Por otra parte, la tallerista Margarita Díaz Guadarrama calificó como un reto el primer taller del año, ya que al inicio de cada clase se comenzaba con una dinámica que conlleva jugar con la pelota y la cuerda, pero en esta ocasión no podemos tener contacto entre nosotros.
“Iniciamos directamente con las “mandalas”; los niños vinieron con muchas ganas de una actividad, es lógico la reacción de ellos el poder interactuar con otras personas después de haber estado un año tomando clases virtuales”, aseveró.
Enfatizó que la respuesta de los padres de familia fue muy buena, ya que la mayoría de ellos se quedan en el taller para observar las actividades que se realizan y en las que sus hijos son partícipes.
“Después que los pequeñines terminaron su actividad muchos de ellos comentaban entre sí: ‘Vamos a jugar a las escondidas o vamos a jugar a los encantados’; a lo que tuve que comentarles que no podíamos hacer eso, debido a que no está permitido el contacto el uno con el otro”, mencionó.

DATO
EXPECTATIVA
Las autoridades del museo de la ciudad esperan que el semáforo epidemiológico a nivel nacional como a nivel regional contribuya a que en el próximo taller haya más afluencia tanto de padres familia como con sus hijos.