Un amor bendecido

Laura Arely
El Mundo de Orizaba

Un día inolvidable fue el que se vivió en la gran boda de Mery Oliveiruz y Raúl Mata, que después de vivir años de noviazgo decidieron tomarse de la mano y llegar juntos al altar para ofrecer una promesa de amor. La cita fue en la iglesia de Nuestra Señora del Carmen, teniendo como testigos principales a sus papás y padrinos.
La misa fue muy emotiva y personal, el sacerdote celebrante fue quien estuvo cerca de ellos durante todo su noviazgo y el proceso para la boda religiosa.
Se vivieron momentos únicos y muy especiales, en la bendición de este matrimonio, momentos de profunda reflexión que servirán para iniciar su camino de la mano Dios.
Posteriormente se trasladaron al lugar de la recepción donde los esperaba una decoración elegante y floral, tiempo después llegó el momento del primer vals como esposos de Raúl y Mery donde todos los invitados se les puso la piel chinita de ver tan felices a la pareja bailando su canción preferida, fue un momento lleno de romanticismo y mucho amor. Todos los asistentes disfrutaron al máximo la velada.
Mery lució radiante con su vestido de novia y Raúl lució un traje azul impecable, los dos se mostraron contentos y felices de comenzar una nueva vida juntos. Ahora disfrutan de su luna de miel
¡Felicidades!