Se aplica vacuna alegre y sin miedo

Carmen Lara

El Mundo de Orizaba

 

Lucía Ruiz Ruiz, tiene 70 años, y relata que su experiencia con la vacuna fue muy bonita, pues no le pasó nada y no tenía miedo, porque sus dos ángeles (sus hijas), ya le habían informado todo acerca del biológico contra el Covid-19.

Por lo que el día de ayer, asistió a la sede con toda la alegría y emoción, pues sabe que ésta es muy importante para su salud, pues ella es hipertensa y diabética.

Para que la abuelita Lucía no se contagiara, las medidas que tomaron en su hogar fue el uso del cubrebocas y que no saliera para nada a la calle a fin de no exponerla, medidas que adoptó con mucha calma y paciencia.

Siendo el día de ayer la primera vez que salió de su hogar desde que inició la pandemia, y aunque no ve, pudo disfrutar de este día alegre y optimista en compañía de sus dos hijas.

“Cuando inició la pandemia tuve miedo porque soy hipertensa y diabética, y eso me hace más vulnerable al coronavirus, pero gracias al cuidado de mis dos ángeles (sus hijas), todo ha salido muy bien, ahora nos toca esperar la segunda dosis”, comentó la abuelita Lucía.

Doña Lucía se ha dedicado durante toda su vida a las labores del hogar, además de que también ha sido comerciante y su fuerte dice con mucho orgullo ha sido hacer tortillas.