Aprende a realizar tus propios jabones

Adoración Castelán
Diario El Mundo

Entretener a los más pequeños en casa es complicado Sobre todo, cuando aún quedan algunos días de vacaciones y tenemos que seguir en casa. Pero no te preocupes, existen mil opciones para hacer actividades dentro de casa de manera segura y que prometen diversión. Y hoy te dejamos una receta muy fácil para crear tus propios jabones de glicerina, que una vez listos, podrás ocupar para exfoliar tu piel, lavar tus manos, para decorar algún espacio o para regalar. ¿Te animas a hacerlos?
Sigue la receta de Lourdes Cruz Trinidad, quien imparte distintos talleres para entretener a chicos y grandes. “Aprovechemos que los pequeños ya están un poco más libres de actividades escolares y también aprovechemos la primavera para hacer jabones con algunas plantitas de temporada, y motivarlos a hacer su jaboncito para que se bañen o laven sus manos. Es una actividad que los relajará, los pondrá en contacto con varias texturas y aromas y dará como resultado algo útil, en un proceso realmente corto y sencillo”, comenta nuestra experta.
Te recomendamos que si tienes niños en casa les permitas tener este tipo de experiencias que hacen que todos sus sentidos se activen, percibiendo a través de ellos mucho aprendizaje sensorial.
Eso sí, antes de comenzar, debemos avisarles de que es necesaria la supervisión de un adulto para realizar esta actividad. ¿Están listos? ¡Manos a la obra!

Ingredientes
II Glicerina transparente o blanca. 1 kilo te alcanza para muchos jabones, realmente es que la cantidad dependerá del número de jabones que quieras hacer, puedes iniciar con ? .
II Plantas de tu preferencia. Si no quieres un jabón herbal, puedes ocupar café en polvo, avena, miel, cáscara de naranja, etcétera, siempre buscando combinaciones agradables para tu olfato y para tu piel.
II Colorante opcional.
II Esencias/aromas opcional.
II Un chorrito de alcohol.

Utensilios
II Un frasco de cristal.
II Cuchillo con cierra.
II Tabla para picar.
II Palito de madera.
II Una cacerola profunda (para hacer baño maría)
II Moldes.
II Un rociador/ aspersor.

Paso a paso
1 Toma la glicerina y, sobre tu tabla de picar, haz muchos cubos pequeños. Esto con la intención de que la glicerina pueda derretirse más fácilmente.
2 Toma tu frasco de cristal, puede ser alguno de mayonesa o algún producto que suelas consumir; el frasco deberá estar vacío y limpio. Coloca la glicerina en cubos. Puedes llenar hasta la mitad.
3 ¡Precaución en este paso! Para este momento ya deberás tener tu cacerola llena de agua caliente, ahí con mucho cuidado colocarás el frasco con la glicerina (que el agua cubra la mitad del frasco), lo dejarás unos minutos y con el palito de madera moverás el contenido para ayudar a que se derrita. Ojo, no debes dejar que la glicerina hierva, solo necesitarás que se vuelva líquida, al tener esta consistencia retira con cuidado.
4 A partir de este paso todo tiene que ser “rápido” para evitar que la glicerina pierda su consistencia líquida antes de colocar los ingredientes. Ten a la mano tu molde y los ingredientes que quieras ocupar; pondremos como ejemplo que lo quieres hacer de avena con miel. Llena el molde de glicerina casi a tope, dejando espacio para incorporar los ingredientes. Ya que está la glicerina, pon a tu gusto la cantidad de avena y miel que requieras, con el palito de madera incorpora todo, mezcla con cuidado pero “rápido”.
5 Has terminado. Si notas que hay burbujas sobre tu jabón, rocía con el aspersor un poco de alcohol que hará que se quiten las burbujas.
6 Deja reposar tu jabón el mayor tiempo posible, de preferencia hasta un día entero para que queden firmes. Aunque ahora, con el clima caluroso, los jabones quedan listos para desmoldar en 1 hora aproximadamente, y estarán listos para usar. ¡Disfrútalos!