DECIDEN FUTURO DE ‘DESAPARECIDOS’ 

>> Harán audiencia en polémico caso donde los señalan de ultrajes a la autoridad

De la Redacción

Orizaba.- Ya pasaron 72 horas desde que se formalizó la detención de Raúl, de 19 años, Rogelio de 35, Gonzalo de 64, Itzel de 20, Gabriel de 20 y Erwin de 19 años, quienes se sabe fueron sustraídos de un estudio de tatuajes en el centro de Orizaba el pasado 30 de marzo; sin embargo, las autoridades señalan que fueron detenidos en un camino a Villa Unión, donde presuntamente le arrojaron piedras a los policías estatales.
Hoy sus abogados deberán presentar pruebas contundentes de que no cometieron ultrajes a la autoridad, delito del que se les acusa y con ello salir en libertad de este polémico caso; de lo contrario los vincularían a proceso y podrían quedar recluidos en el penal de La Toma hasta que se realice su juicio oral.
Mientras ellos esperan a que se realice esta audiencia, sus familiares han hecho ya dos protestas en la ciudad de Orizaba para clamar justicia, han montado una guardia en el penal de mediana seguridad y han señalado que ya expusieron el caso a la Comisión Estatal y Comisión Nacional de Derechos Humanos (CEDH y CNDH).
Hasta el momento sólo Moisés, un joven de 17 años, logró ser liberado del caso, pero tanto su hermano Raúl, así como las demás personas, no han corrido con la misma suerte.

Nadie sabe
Todo comenzó el 30 de marzo, cuando se reportó movimiento en un estudio de tatuajes en el centro de Orizaba a las 14:30 horas. Al lugar llegó la Policía Estatal y una joven preguntando por su hermana, que había acudido a retocarse un tatuaje y de la que no sabía nada. Para la noche se reportó que ella y tres personas más estaban desaparecidas. Los familiares interpusieron las denuncias correspondientes.
Hasta medio día del 31 de marzo se conoció que eran ocho las personas de las que se desconocía su paradero, incluyendo al tatuador, de 35 años y a un hombre de 64 años, quien acudía al local a llevar comida. Horas después el gobernador del estado, Cuitláhuac García aseguró que estas personas no estaban desaparecidas, sino detenidas, aunque no especificó bajo qué delitos.
“Fueron detenidos, no están desaparecidos, todos están detenidos y ya la Fiscalía dará a conocer el detalle, dejen que tengamos la reunión”, manifestó.
Los señalados se encontraban en el Mando Único de la ciudad de Córdoba, sin saber de qué se les acusaba.
Para el 1 de abril, ya las voces de los familiares de los detenidos comenzaron a alzarse, pues Abigail, hermana de Raúl y Moisés, destacó que había muchas inconsistencias en el proceso, aunado a que no les permitieron verlos y fueron trasladados al penal de La Toma.
El 2 de abril, familiares, amigos y conocidos de estas personas inundaron las calles de Orizaba para clamar por justicia, al haber inconsistencias en el caso. mientras que Moisés fue liberado.
El 3 de abril, las manifestaciones una vez más se dieron, mientras los detenidos fueron sometidos a una audiencia de más de 12 horas, donde una jueza halló elementos suficientes para legalizar su detención bajo el argumento de ultrajes a la autoridad. Los abogados de los señalados lograron ampliar el plazo para la presentación de pruebas, fecha que vence hoy.
Así, entre polémica, señalamientos y desconocimiento de lo sucedido, las personas que comenzaron a vivir un calvario desde hace una semana, hoy podrían quedar libres o presos.