Lectura del Santo Evangelio según san Lucas 6,36-38:

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Sean misericordiosos, como su Padre es misericordioso. No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados.
Den y se les dará: recibirán una medida buena, bien sacudida, apretada y rebosante en los pliegues de su túnica. Porque con la misma medida con que midan, serán medidos”.
Palabra del Señor.

Un problema que tenemos los hombres es la falta de misericordia con los que nos rodean. Juzgamos a quien se equivocan pensando que lo ha hecho a propósito, despreciamos a la esposa cuando las cosas no han salido bien con los hijos, si vemos a alguien que ha caído en un pecado grave lo juzgamos y pensamos que lo ha hecho por ser una persona mala o negligente, es más, muchas veces llegamos a alegrarnos de las desgracias de los otros afirmando que se lo merecen porque no fueron inteligentes; Jesús nos invita a ser “misericordiosos, como su Padre es misericordioso”.
Más que criticar los defectos y equivocaciones de los demás, mira tus propios errores y pecados, y te sorprenderás al descubrir que no eres mejor que el otro, que con tus propias actitudes has dañado más a tu familia que los errores de tu pareja, que si no has caído en pecados más fuertes que tu prójimo ha sido porque tu Padre celestial ha puesto su mano sobre tu cabeza y te ha protegido, librándote en muchas ocasiones de pecar.
Aquel que no se conoce de lo que es capaz y de sus propias limitaciones y pecados juzga a su hermano y se siente mejor; ese ha sido parte del pecado de los fariseos que siempre se sintieron mejores que los demás. La sociedad está llena de gente que se siente buena, que se ha olvidado de tener misericordia ante los defectos de los otros.
Se necesitan hombres con un corazón nuevo, con un corazón que se duela y compadezca de los sufrimientos de Cristo en los hermanos y los ayude a levantarse, en vez de juzgarlos; hoy se necesita de tu misericordia en tu familia, trabajo y en la sociedad; mucha gente necesita de ti.