¿Por qué no me puedo mover?

Hace 10 años un brote de una extraña enfermedad puso en jaque a Orizaba y sus alrededores, de la noche a la mañana, los enfermos no podían caminar y poco a poco perdían la movilidad en todo el cuerpo, se trató del síndrome de Guillain-Barré

De la redacción

El Mundo de Orizaba

Hace 10 años, el brote de un síndrome extraño puso den alarma a la ciudad y corto grupo de personas, pues de pronto principalmente niños comenzaron a no poder caminar.

El brote se vivió en diciembre del 2012, donde el entonces secretario de Salud, Pablo Anaya, confirmó que en Orizaba y la región se registraron 33 casos con pacientes que oscilaban desde los 4 meses a los 71 años. Este brote, que generó un despliegue de campañas de prevención así como observación de médicos y especialistas cobró dos muertes en ese entonces.

Hoy a 10 años de esta alarma, ya no se han vuelto a presentar más casos en alto número de este síndrome, pero hacemos un repaso de lo que es y cómo prevenirlo en conmemoración a 28 de febrero, Día de las Enfermedades Raras.

Afección

El síndrome de Guillain-Barré es una afección que causa debilidad muscular, y que tras su presencia empeora conforme al paso de los días o semanas, así como suele desaparecer por sí sola, aunque con un tratamiento médico los pacientes muestran mejorías más rápidas, señaló José Gabino Zambrano López, presidente del Colegio de Médicos Generales de las Altas Montañas.

Éste síndrome tiene su origen en una reacción autoinmunitaria, es decir, que la enfermedad se da cuando el sistema inmunológico del cuerpo ataca las células sanas; la enfermedad se produce por un virus de tipo Coxsackievirus, un enterovirus que circula en el norte del país y que produce parálisis.

El virus que causa la enfermedad se transmite principalmente por la boca y las manos, por lo que es importante mantener una limpieza constante.

Refirió que la enfermedad inicia con debilidad en las piernas y conforme pasan los días avanza hacia todo el resto del cuerpo, y es a través de una electromiografía y los estudios de conducción nerviosa que se detecta y confirma el diagnóstico, y los pacientes deben ser hospitalizados de inmediato para recibir su tratamiento a base de concentrado de inmunoglobulinas introducidas vía intravenosa o la plasmaféresis que aceleran la recuperación.

Panorama

En aquel entonces el mayor número de casos se concentró en Orizaba, principalmente en las colonias de Rafael Alvarado, Miguel Alemán, Barrio Nuevo, Chayotal, El Yute, Emiliano Zapata, Rincón Grande y El Espinal, pero también los hubo en Ixtac, en Nogales, en Cuitláhuac, en San Andrés Tenejapan.

Los médicos que tardaron cerca de 6 meses en obtener toda la información de este brote comentaron que el tratamiento oscilaba en ese entonces en los 7 mil a los 226 mil pesos y, justo como ahora con el Covid-19, todos los hospitales públicos trabajaron de la mano para erradicarlo.

En aquel entonces se habló de que las vacunas antiinfluenza pudieron generar el brote, sin embargo, fue un rumor que quedó en eso y hoy se sabe que realmente el problema tiene que ver con la contaminación del lugar.

En 2015, con forme avanzaron las investigaciones, se dio a conocer que el Zika puede generar el síndrome de Guillain-Barré.

Ataque:

El sistema inmunológico del organismo ataca a uno o ambos elementos:

La vaina de mielina, que rodea muchos nervios y permite que los impulsos nerviosos viajen rápido.

La parte del nervio que envía mensajes (llamada axón).

Síntomas:

Estos suelen iniciar en ambas piernas y luego avanzan hacia arriba hasta los brazos; en ocasiones comienzan en los brazos o la cabeza y progresan hacia abajo.

Los síntomas incluyen debilidad y sensación de hormigueo o pérdida de sensibilidad.

Los reflejos disminuyen o están ausentes.

En el 90% de las personas con síndrome de Guillain-Barré la debilidad es más intensa en el transcurso de 3 a 4 semanas.

Del 5 al 10%, los músculos que controlan la respiración se debilitan tanto que es necesaria la ventilación artificial.

Los músculos faciales y la deglución se debilitan en más de la mitad de los afectados, ante ello el paciente se puede ahogar cuando está comiendo o sufrir deshidratación y desnutrición.

Si el trastorno es muy grave, pueden alterarse las funciones internas controladas por el sistema nervioso autónomo.

En una variante del trastorno denominada síndrome de Miller-Fisher solo aparecen unos pocos síntomas: los movimientos de los ojos se paralizan, la marcha se hace inestable y se pierden los reflejos.

Detección

Dos de cada tres pacientes con síndrome de Guillain Barré presentan los síntomas de 5 días a 3 semanas después de una infección leve.

 

La debilidad causada por el síndrome comúnmente empeora en 3 o 4 semanas, después se mantiene estable o desaparece. Pero si empeora durante más de 8 semanas, se considera polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica y no síndrome de Guillain-Barré.

 

Recomendaciones

Lavarse las manos frecuentemente.

Desinfectar frutas y verduras antes de comerlas.

Usar repelente y/o mosquiteros para evitar la picadura de algún insecto.

Evitar contacto con personas con infecciones respiratorias.

La basura

El Guillain Barré  se contagia por la vía oral a causa del virus que existen en ambientes contaminados.

La basura en la ciudad podría generar el desarrollo de Guillain Barré.