Denuncian a Alcalde y a presidenta del DIF

Redacción

El Mundo de Orizaba

Por el delito de despojo, fue denunciado ante la Fiscalía Itinerante del Distrito de Zongolica el alcalde de Xoxocotla, Magdaleno Juárez Pérez y  su esposa la presidenta del DIF Municipal Vicenta Rosales Zavaleta, en agravio de la señora Benita Martínez Trujillo.

En la carpeta de investigación con número 177/2020, la afectada expuso que su esposo Eduardo Ginez Romero (ya finado), vendió una de sus propiedades durante los primeros meses de 2020 sin su consentimiento al alcalde de Xoxocotla Magdaleno Juárez Pérez, quien decidió poner el inmueble a nombre de su esposa Vicenta Rosales Zavaleta.

Teme que los denunciados se hayan aprovechado del señor Eduardo Ginez Romero, quien afectado por el consumo excesivo del alcohol, firmó un documento supuestamente de compra-venta a cambio de unos cuantos miles de pesos.

Sin embargo, esto lo hizo sin la firma de la única y legítima posesionaria del inmueble, Benita Martínez Trujillo. El inmueble se ubica en la sección primera del Ejido de Xoxocotla, tal y como aparece en el certificado de derechos parcelarios con número 000000056066, inscrita bajo la clave catastral E14B66M007AB10; incluso, el certificado expedido a nombre de Benita Martínez Trujillo, aparece asentado en el Registro Agrario Nacional bajo el folio 30FC00052966.

La afectada recordó que cumpliendo la mayoría de edad, su tío Faustino Trujillo Rosales, en 1968 le cedió los derechos del predio, lugar en donde ha vivido con su familia por más de 50 años; hasta sus propios vecinos, han estampado sus rúbricas en la propia denuncia avalando tanto la posesión legal del terreno como el tiempo que llevan viviendo y ocupando dicha propiedad.

“El 7 de abril del 2020, me entero por vecinos de la comunidad que varias personas fueron a medir la parcela y entre ellas se encontraba el alcalde de Xoxocotla. Junto con mi hija Margarita Ginez Martínez, acudí con la Síndica Justa Castillo, para comentarle lo sucedido y nos confirmó que mi esposo había vendido ese inmueble a la señora Vicenta Rosales”, expuso la afectada.

Comentó que el 15 de abril del año pasado, acudió a la vivienda del Comisariado Ejidal Juan Huerta Pérez a fin de conocer los términos de la compra-venta la cual realizó ilegalmente Eduardo Ginez, pero no fueron atendidas, y Huerta Pérez argumentó que estaba muy ocupado y se negó a presentar los documentos en los cuales estaba estipulado las condiciones del trato convenido.

Aún y cuando existía una sociedad conyugal con bienes mancomunados y por lo cual se requería de la aprobación de ambos cónyuges para la venta o enajenación de los bienes comunes, en ningún momento llamaron a la legítima propietaria para cerrar el contrato.

Mencionó que el 1 de mayo del 2020, se presentaron en las oficinas de la sindicatura con el propio alcalde, la presidenta del DIF, el comisariado ejidal y Eduardo Ginez, en donde se expuso la venta ilegal del patrimonio de sus hijos de la señora Benita Martínez Trujillo a quien se le negó conocer el contrato de compra-venta y se le dijo que ya nada podía hacer pues el predio ya tenía un nuevo propietario.

Expuso que en el terreno en cuestión, edificaron una casa de madera y sembraron maíz y frijol.

Con el fin de demostrar la acreditación del inmueble, presentó ante la Fiscalía de Zongolica, las pruebas en donde aparece el certificado de derechos sobre tierras de uso común inscrito en el Registro Agrario Nacional, la relación de ejidatarios con derechos parcelarios en donde se encuentra como beneficiaria la señora Benita Martínez, así como fotografías del despojo de su predio y los daños a propiedad ajena.

También existe un video en donde Magdaleno Juárez Pérez y Vicenta Rosales Zavaleta, expresan que el terreno fue vendido por Eduardo Ginez Romero.

Se presentó una constancia de posesión así como un croquis con las medidas y colindancias firmados y sellados por el Consejo de Vigilancia y la Comisión Ejidal, además de un escrito con los nombres y la firmas de los vecinos y una copia del recibo de luz extendido por la CFE”.

La señora Benita Martínez Trujillo de 68 años, al recuperar el inmueble que le fue heredado, pretende que pase a sus hijos.

“Se busca justicia e igualdad, que se aplique la ley de manera imparcial sin beneficiar a los que más tienen. Sin violar los derechos de una mujer indígena quien no le ha hecho daño a nadie y su único delito fue reclamar, luchar y trabajar por una propiedad la cual le heredaron legalmente”, agregaron familiares de la afectada.