Limita pandemia las visitas a hijos

dav

Debido a la contingencia sanitaria, la convivencia entre padres que se encuentran divorciados y sus hijos se ha visto afectada, pues se ven a través de una pantalla

Jessica Ignot

El Mundo de Orizaba

La pandemia del covid-19 ha limitado las visitas de convivencia entre padres e hijos cuando uno de los progenitores no tiene la guardia y custodia del menor; el cierre de los centros de convivencia ha propiciado que los niños únicamente vean a sus padres mediante pantallas de teléfono o computadora.

El régimen de visitas puede ser solicitado o acordado por ambos progenitores, con la finalidad que quien no tenga la guarda

y custodia pueda estar al pendiente de sus hijos, convivir con ellos, y dar continuidad a sus relaciones familiares y a su vínculo afectivo, respetando así el derecho de los menores de edad.

Aún cuando muchos casos el juez de lo Familiar ha determinado la forma en que han de realizarse esas convivencias, éstas no se han podido llevar a cabo debido a que el centro de convivencia que se encuentra en la ciudad de Córdoba se mantiene cerrado desde el inicio de la pandemia.

A casi un año, los menores cuyos padres se encuentran en litigio sobre la patria potestad de ellos, no ha podido convivir de forma personal con sus padres; en algunos de los casos las visitas se han limitado a través de una pantalla de celular o computadora.

Lo anterior fue dado a conocer por el secretario del Colegio de Abogados de Altas Montañas, Juan Oropeza, quien detalló que los menores no están conviviendo con su papá o su mamá no custodio, esto sin duda trae graves afectaciones al menor.

“Por la lentitud y el tortuguismo que se está dando en los juzgados, eso no ha permitido que un menor pueda ver a su papá o a su mamá a través de una visita y convivencia”, comentó.

En Orizaba no hay centros de convivencia familiar (Cecofam), el único que está es en la ciudad de Córdoba y se encuentra cerrado por la pandemia.

Sí un caso se lleva a cabo en Orizaba, y se solicita una visita de convivencia, el juez lo autoriza para que se realice en la ciudad de Córdoba dónde sí hay un Cecofam, esto implica gastos de traslado, pero además gastos de tiempo, e incluso pérdida de un día de trabajo.

Sin embargo, ahora por la pandemia y al mantenerse cerrado este centro, se han suspendido las convivencias.

“El juez lo que está haciendo, para darle tranquilidad a ambas partes, es hacer conferencias virtuales para que conviva el menor con su padre o madre no custodio; es a través de una videoconferencia, en donde mamá o papá se tiene que conformar con ver a su hijo a través de una pantalla”.

Desde marzo se está esta situación. Y es que para que se dé una convivencia, tiene que estar presente una psicóloga, una trabajadora social que vea el desarrollo de la convivencia y este vigilando.

Algunos DIF municipales están apoyando para que se realice este tipo de convivencias; sin embargo, como deben intervenir varias personas, es muy difícil que se lleven a cabo.

Mientras la pandemia continúe, padres e hijos continuarán separados y conviviendo únicamente a través de una pantalla.