Cancela Fiscalía trabajos en fosas

Integrantes del Colectivo de Familias de Desaparecidos constatan que el lugar ya no está resguardado por autoridades, como lo señalan los protocolos

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

La Fiscalía General del Estado canceló los trabajos de procesamiento de la fosas clandestinas ubicadas en Campo Grande, municipio de Ixtaczoquitlán.
Ante esta situación, integrantes del colectivo de familias de desaparecidos Orizaba-Córdoba, acudieron al sitio para verificar que las autoridades competentes estén haciendo el resguardo como lo señalan los protocolos. Sin embargo, al llegar se percataron que las fosas no estaban resguardadas.
Ante esto se pidió a las autoridades el resguardo inmediato de las fosas clandestinas debido a que puede haber alteraciones de las evidencias.
Araceli Salcedo Jiménez, presidenta y fundadora del colectivo, señaló que tras el hallazgo de las fosas clandestinas, se pidió que se quedaran en resguardo, mientras se hacían todos los oficios para solicitar una diligencia que iniciaría el día de ayer, con el acompañamiento de la Comisión Estatal de Búsqueda, Fiscalía, ministeriales y peritos, y los cuerpos de seguridad.
“Se nos canceló, se nos dijo que por los eventos que han estado sucediendo, que se iba a cancelar la búsqueda hasta nuevo aviso, por tal motivo no se iban a presentar hoy”, comentó.
Ante esta situación, las integrantes del colectivo decidieron ir a la zona donde se encontraron estas cosas para verificar que verdaderamente están en resguardo, pero sobre todo para ver que no se haya alterado ningún tipo de evidencia.
“Estamos con el desacuerdo porque creemos que los hechos de Orizaba no tienen nada que ver con Campo Grande, son dos temas completamente distintos. En Campo Grande es prioridad porque en el tema de fosas clandestinas y recuperación de cuerpos es algo prioritario porque se les tiene que dar verdad a todas las familias que andan buscando a un familiar.
“No era la manera de que se echara abajo una diligencia y por tal motivo, nosotros nos vamos a presentar. Aunque nos dijeron que no nos arriesgamos porque la situación está muy difícil en la zona, cuánto y más yo creo que si ellos están conscientes de que puede estar la zona fea, deben de dar el resguardo adecuado, simple y sencillamente para que pudiéramos el lugar y verificáramos que esté resguardado y no se ha alterado”, comentó.
La característica de estas fosas que fueron halladas y que ya dieron positivo a la existencia de cuerpos inhumados de manera clandestina, posee características similares a los hallazgos en San Rafael Calería como es el mismo tipo de entrada, el mismo tipo de vegetación, el mismo contexto.
Las fosas de Campo Grande no están en altura como lo están las fosas de Río Blanco; sin embargo, están en el mismo contexto de las características del terreno, pues está en medio de cafetales.
En las fosas de Campo Grande se quedaron resguardados cuatro cuadrantes, las áreas se mantienen acordonadas, y es ahí en donde ayer empezarían a trabajar para rescatar a los cuerpos que fueron inhumados de madera clandestina.
Esta búsqueda se deriva en la zona de Campo Grande, en el municipio de Ixtaczoquitlán.
“Una familia nos hace es llamado, fue la familia que las localizaron y nos pidieron que los apoyaremos, en cuestión de que no estuvieran solos y de que no tenían el conocimiento o los pasos a seguir para que esas fosas fueron procesadas. Acudimos desde el primer día, le dimos el seguimiento y les dijimos que tenían que hacer una denuncia correspondiente, en la cual le dieron largas y largas al pobre señor, pero al final fue tomada”, comentó.
Cuando se le tomó la denuncia al señor ni siquiera las autoridades fueron al punto señalado para ver en qué contexto estaban estás fosas.
Se hicieron llamadas a diversas instancias para poder hacer el plan de prospección, y fue cómo llegó la Comisión Estatal de Búsqueda.
Es lamentable que la fiscalía general del estado no tenga la capacidad para el procesamiento de tantas cosas que están apareciendo en la zona de Orizaba.
El colectivo tiene pendiente el reconocimiento de los cuerpos que fueron procesados en Los Arenales en Río Blanco hace más de un año, y donde se presume podría estar el hermano de una de las integrantes de este colectivo.
“Ya tenemos más de un año exigiendo las pruebas de ADN y no las han dado; por eso no queríamos abrir más fosas, pero la familia se enfrenta a este evento y no los podemos dejar solos”, comentó.
La visita a estas fosas de Campo Grande para verificar el resguardo, es precisamente porque el colectivo no tiene la certeza de que las autoridades estén aplicando los protocolos correspondientes.