‘No son delincuentes’

Jessica Ignot

El Mundo de Orizaba

Familiares de los elementos de la Policía Municipal de Orizaba se manifestaron en las afueras del Palacio de Municipal para exigir que se les den a sus familiares las garantías ante la requisa que pretenden hacer la Policía Estatal.

Tras resguardarse en el Palacio Municipal, los familiares de los elementos, entre ellos esposas, madres, hijos, hermanos, pidieron que los elementos sean tratados con dignidad y se respeten sus derechos.

Indicaron que desde que la Policía Estatal irrumpió en municipio de Orizaba para desarmar a los policías municipales y llevarlos a Xalapa al examen de Control y Confianza, sus familiares fueron perseguidos como delincuentes y maltratados.

Pidieron la intervención de la Comisión de Derechos Humanos para que vigilaran los procesos debido a que se violentaron los derechos de los elementos municipales.

Desde que se enteraron lo que pasaba con los elementos, los familiares llegaron al Palacio Municipal, ahí pudieron ver a sus familiares quienes se desempeñan como policías o guardias municipales.

Pidieron garantías para la integridad de sus familiares, pues por ser policías municipales, dijeron, corren riesgo al estar bajo el resguardo de la Policía estatal.

Durante más de siete horas, los familiares de los elementos policiacos municipales estuvieron solos sin la presencia ni de las autoridades municipales ni de derechos  humanos que les pudieran informar sobre la situación de sus familiares.

Los familiares hicieron una valla humana cuando llegaron al Palacio Municipal seis patrullas de Policías Estatales con la intensión de llevarse a los elementos que se habían resguardo en Palacio Municipal.

Por primera vez se acercó el Secretario del Ayuntamiento, Alfredo Hernández Ávila quien ingresó junto con el Director de Operaciones de la SSP para unirse al diálogo que el alcalde ya sostenía con los policías estatales resguardados.