Con más fe que miedo, bendicen a Niño Dios

Alejandro Aguilar
El Mundo de Córdoba

Fieles a la tradición pero siguiendo las medidas de sanidad para evitar contagios de Covid-19, se llevó a cabo la eucaristía en la catedral de la Inmaculada Concepción para bendecir a Niños Dios en el marco del Día de la Candelaria.
A diferencia de años anteriores, cuando se registraba una gran afluencia de feligreses, sin embargo, por las condiciones actuales, este 2 de febrero hubo un número reducido de personas en el templo durante la misa, alrededor del 30 por ciento.
Tanto fieles como ministros y el padre Domingo Ortiz, que ofició la misa, optaron por acatar la sana distancia, la solicitud del gel antibacterial y el uso de cubrebocas durante la ceremonia sin dejar de lado las costumbres. En esta ocasión se evitó colocar la figura del Niño Dios el perímetro del altar como antes.
De esta forma los católicos cargaron durante toda la misa y ya al final con la sana distancia, buscaron la bendición. La gran mayoría de las personas decidieron vestirlo de acuerdo con lo que solicita la Iglesia, sin embargo, también se observó algunas figuras con vestimenta de colores alusivos a algunos santos.
De esta forma se redujo la aglomeración de personas y con ello la probabilidad de contagios de coronavirus pero al mismo tiempo recordar el pasaje bíblico de la Presentación del Niño Jesús en el Templo de Jerusalén.
Al concluir la misa, el padre Domingo Ortiz dio la bendición con la distancia correspondiente para que los católicos recibieran la bendición.
Posteriormente en grupos pequeños salieron del recinto religioso.