Celebran 150 aniversario de la Candelaria

Antonio Arragán
El Mundo de Córdoba

Región.- Como desde hace 150 años, feligreses celebraron a la Virgen de la Candelaria en la localidad de Potrero Viejo, está vez no colocaron los tradicionales tapetes de aserrín con los que adornaban las calles, por la pandemia del covid-19, el festejo se redujo a una misa con la bendición de imágenes del Niño Dios.
Creyentes pidieron por la salud de la humanidad, que la pandemia de coronavirus desaparezca y que se detenga la crisis económica que ha generado en el mundo, esta ocasión la celebración fue distinta por las medidas sanitarias que se aplicaron, sin embargo los asistentes, llegaron con la fe de siempre provenientes de las localidades aledañas a Atoyac y Amatlán para venerar a la Santa.
“Es una tradición de cada año llevar a nuestra Virgen por las calles de la comunidad, pasearla en los tapetes, esta vez nos adaptamos a la nueva normalidad, pero la devoción es la misma, la principal petición es salud y que se acabe la violencia en la zona, estamos conscientes que vivimos tiempos difíciles”, señaló Maricela López, organizadora del evento religioso.
Bajo medidas sanitarias que evitaron el ingreso de un gran número de feligreses para evitar contagios del virus, esta vez se realizó la ceremonia en honor a la Virgen de la Candelaria, donde la mayordomía la arregló con flores y manto tejido a mano, es la primera vez durante más de un siglo desde que se venera a la imagen que no sale a recorrer las calles del pueblo en procesión como cada 2 de febrero.
En esta ocasión fue mínimas la participación de familias que acudieron con imágenes del Niño Dios para bendecirlas, por protocolos que estableció la iglesia, la celebración redujo el número de participantes al interior de la parroquia, pues la feligresa se distribuyó en los alrededores para ser partícipes de la celebración espiritual que cada año congrega a más de 2 mil visitantes de la región.