Facultad de Ciencias Químicas 

Hands writing on old typewriter over wooden table background

La voz en corto

Octavio Rodríguez Pasquel Bravo

Sería imposible reseñar todos los beneficios que recibieron los estudiantes de todo el estado, por lo que en obvio de espacio sólo consignaré lo relevante y que me consta.

La Facultad fue fundada en 1956 siendo su impulsor y el primer Director Manuel Ornelas, después en diversas épocas fueron directores que nombro sin orden cronológico a continuación: Gustavo Alvarado, Rafael Mario Islas Ojeda, Oliverio Moncada y Víctor Kishigami.

Todos miembros de antiguas familias orizabeñas que se han distinguido por su talento.

De Gustavo recordamos a la familia Alvarado que comandaba la fina dama Lala.

Víctor Kishigami hijo de Tomejiro Kishigami Nakanishe y Suzue, con eso se ha dicho todo, excepcionales personas.

Oliverio Moncada que se hizo orizabeño y casó con Abril Uribe Rodríguez ambos queridos amigos.

Rafael Mario Islas Ojeda de la talentosa familia Ojeda, él que no niega la cruz de su parroquia, además de su excelente desempeño primero como profesor y después como Director de Ciencias Químicas fue en nuestra vecina Ciudad de Córdoba Director y fundador de la Facultad de Ciencias Agrícolas. Algún maldoso, cuando jugaba tenis en la A.D.O. le dijo que era el de más facultades, tenía dos.

Ha habido diversidad de razas y creencias pues ha tenido como profesores ateos, agnósticos, jesuitas Berea y pastor evangelista Eglón Harris de origen inglés, su apreciable familia se asentó para siempre en nuestra ciudad.

Dos Anécdotas.

Con el Padre Berea que ejercía su magisterio en nuestra preciosa Santa María de las Servitas, llamada Tacita de Plata, lo traté porque de niño fui acólito (me pasó lo que a Agustín Lara, que de Chamaco Tocaba el Órgano de una Iglesia, y después lo que vimos en otras partes ni se dice ni se cuenta).

Del Padre Berea añadiré que habiendo estudiado en Alemania era furibundo partidario de los nazis y alguna vez recibí cocotazos de su parte porque yo era aliadófilo. Aquí recuerdo un chascarrillo que corría en la ciudad en los tiempos de la Segunda Guerra Mundial que a un estimabilísimo miembro de la colonia libanesa le preguntaron si era germanófilo o aliadófilo y su respuesta fue que no, que él era Teófilo.

Dos destacadas estudiantes de la Facultad

Guadalupe Partida Hernández y Marinette Larrieu Bermúdez: la primera hija del gran y divertido Rotario Salvador “Chava” Partida, la segunda hija de los inolvidables y cercanos a mi familia Alberto Larrieu Moliniere y Licha Bermúdez Flores, a ambas jóvenes las premió en Bellas Artes como alumnas distinguidas de México Luis Echeverría Álvarez, entonces Presidente de la República.

De Guadalupe añadiré que con Maestrías y Doctorados actualmente da Cátedra en la prestigiada Universidad Nicolaita en Morelia, Michoacán.

De Marinette me extenderé un poco más, la conocí desde su infancia hasta su desarrollo profesional y su casamiento con el querido amigo ya fallecido Fernando Quiroz.

De ella recuerdo la segunda feria orizabeña en mi memoria de la cual fue Presidente el Lic. Alberto Avellá, hubo un baile en el Club Moctezuma en que concursaban bellas orizabeñas en traje de noche, en traje regional y por su porte y  alocución, Mary fue muy ovacionada,

No está por demás recordar que ella junto con la química Dulce María Hernández promovieron la primera exposición de pinturas, aún antes de haberse recobrado y restaurado el edificio de lo que ahora es el espléndido Museo de Arte del Estado.

La Facultad tan prestigiosa se ha desarrollado gracias a las mujeres y los hombres orizabeños que la hicieron posible.

 

[email protected]